Valtravieso Bodegas y Viñedos Finca Santa María 2016.


Puntos El Alma del Vino ... 17(20).

Puede presumir esta bodega de Piñel de Arriba de tener en propiedad el viñedo de mayor altitud de la denominación de origen Ribera del Duero, dividida en cuatro zonas que responden a los nombres La Revilla, El Buey, El Obispo y la que da razón de ser a este vino que hoy traigo al blog, Santa María. En total algo más de setenta hectáreas, con suelos poco profundos de componente calizo y con piedra en superficie, que se hallan situadas a novecientos quince metros sobre el nivel del mar. Valtravieso y su enólogo Ricardo Velasco marcan con este vino, elaborado mediante una conjunción varietal de uvas de tinta fina, base mayoritaria, merlot y cabernet sauvignon, una estupenda seña identitaria de lo que son los vinos de altura, frescura, corta maduración y rotunda expresión frutal en su cata.
Las varietales tienen un manejo independiente, utilizando depósitos de acero inoxidable y en lo referido a la tinta fina, uva entera y maceración carbónica. Búsqueda de una buena extracción mediante un macerado previo a la fermentación, y después otro en contacto con las pieles que se prolonga durante doce días. Maloláctica y dos trasiegas con clarificado natural. Finalmente madura en barricas de madera de roble francés durante un periodo de seis meses, con permanencia en botella dos meses más, antes de salir al mercado.
En copa parada asoma un cromatismo picota intenso, limpio y con reflejos purpúreos. La proximidad aromática muestra nostalgias de fruta roja en sazón, notas de arropes, con sugerente acompañamiento floral, especiados dulces, dejando impresiones muy favorables en el balance entre fruta y roble. Fragancia fresca y con la fruta en primer plano, bien enfocada.
El arranque en boca demuestra solvencia, buen punto de acidez, domado en parte por sensaciones grasas medias, taninos maduros, guiño goloso y muy buena prolongación. La retronasal lanza mensajes que memoran cerezas y frambuesas, violetas y rosas rojas, leve punto herbal agradable que se alía con nostalgias finas de vainilla y balsámicos, regaliz, aportando un gesto cremoso sencillo y breve, influencia del roble, cerrando en una prolongación de sapidez y un tímido brillo de mineralidad. Lo califico en esta edición de añada 2016 como muy recomendable.

Comentarios