Dominio de Manciles Rosado 2017.



Puntos El Alma del Vino ... 15(20).

La bodega cooperativa de Villalmanzo acogida a  la denominación de origen Arlanza, en tierras burgalesas donde el puente de Tordómar, vestigio románico, alumbra de historia la comarca junto al infantado de Covarrubias y las estelas del ducado de Lerma, defiende en el mercado este vino rosado que ya pude catar con agrado en su edición de añada 2015 y que hoy traigo al blog en lo relativo a su vendimia 2017. Tempranillo y garnacha forman la base varietal de esta referencia, con una elaboración tradicional, basada en un encubado y sangrado del mosto, que va seguido de una fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable con estricto control de temperatura.
Es un rosado jovial, en el que las reseñas de la fruta que le da vida surgen con profusión durante su cata y degustación, amable en aroma y paso por boca, con un cromatismo que alumbra la copa parada con tonalidades frambuesa, brillo y sensación óptica de limpieza. La nariz descubre en la proximidad nostalgias de cerezas y fresas, con continuidad de cítricos ligeros, incluso y en menor medida algún brillo que recuerda a albaricoques. Fondo balsámico fresco en la fragancia que redondea el conjunto. El arranque en boca es sabroso, tiene una impronta de acidez que abre longitud en el paso, delineando frescura y un punto de sapidez que le aporta consistencia, más allá de la ligereza excesiva de algunos vinos rosados presentes en el mercado.
Retronasal que insiste en fruta roja y matices cítricos, con menores reportes aquí de fruta blanca con hueso, guiño floral menos visible en la fase aromática y un panegírico balsámico circundante.
Lo califico en esta edición de añada 2017 como muy recomendable.


Comentarios