Domaine Albert Boxler Gewurztraminer Réserve 2014.



Puntos El Alma del Vino ... 18(20).

Escribir sobre esta bodega alsaciana es citar la historia de esta zona vitivinícola francesa, cargada de memorias y nostalgias, pero con un presente maravilloso. Con más de trescientos años de existencia, siempre en manos de una familia, fue Albert Boxler su fundador y hoy es Jean, nieto del iniciador de la saga, quien dirige los pasos del dominio. Doce hectáreas de viñedo en propiedad a su entera disposición conceden al elaborador gran parte del éxito que acredita en el mercado, pero también los beneficios y privilegios de un terroir fascinante y peculiar. Leí hace un tiempo una afirmación del actual propietario, en la que aseguraba que había aprendido más de su padre, que en todos los años de estudios en la universidad de Montpellier. Y es que en esto del campo, la bodega y el vino, la transmisión de conocimientos prácticos y a pie de viña, suelen ser más efectivos que la letra de mil libros. Los métodos de micro vinificación en Alsacia suelen ser habituales y Jean lo sabe de sobra, por eso sigue la práctica con celo, cultivando con esmero castas diversas, desde la gewurztraminer, a la riesling y la pinot blanc, incluyendo entre sus referencias un estupendo crémant. 
En el caso de este réserve de la edición de añada 2014, hablamos de fruta que procede de viñas que acreditan una antigüedad de entre cuarenta y sesenta y siete años, asentadas en suelos de composición caliza. Vendimia manual, fruta procedente de las parcelas Heimbourg y Pfoeller, con prensado suave cuando la uva llega a bodega, fermentación natural y vinificación en depósitos de acero inoxidable. La permanencia con lías y los trabajos regulares de battonage se prolongan durante un periodo aproximado de once meses.
Tras el descorche inicial y primer servicio en copa el vino exhibe un cromatismo amarillo brillante y dorado, nariz que recibe nostalgias de fruta blanca con hueso, cítricos y flores blancas y amarillas, buena carga de complejidad siempre marcando el protagonismo de la casta varietal que le da vida. Brisa especiada en segundo término, con leves tostados y algún menor esencia mineral en la retirada. La boca es muy sabrosa, suave en el paso, con rasgos de frescura y una traza de acidez bien delineada. Untuoso en media medida, sápido y profuso. La fase retronasal habla de manzana, piña y pera beurré bosc, camomila, alguna nota de melosidad y almendra fresca. Gestos minerales finales que prolongan su expresión, siempre bendecida por los testigos de la fruta madre.
Lo califico en esta edición de añada 2014 entre muy recomendable y más que muy recomendable.


Comentarios