sábado, 28 de julio de 2018

Compañía Bodeguera de Valenciso Blanco Fermentado en Barrica 2016.


Puntos El Alma del Vino … 18(20).

Hace ya tiempo que caté por vez primera este vino blanco fermentado en barrica que mis apreciados Luis y Carmen defienden en el mercado. Me dio unas sensaciones magníficas, más para quien como yo sigue fielmente la andadura de las referencias de esta bodega de Ollauri, desde casi sus inicios. He visto avanzar añada tras añada y con independencia de las diferencias lógicas basadas en agentes externos, esta etiqueta y puedo afirmar que la edición 2016 cumple con el equilibrio que un catador y consumidor debe pedir a un fermentado en barrica.
Lo he vuelto a catar hace pocos días y su estado de forma es incluso mejor que hace ya unos cuantos meses. Elaborado con fruta de viura, en un setenta porcentual y garnacha blanca, cantidad restante, la uva procede de viñas viejas localizadas en terrenos de los términos municipales de Haro, Ollauri y Villalba, suelos de componente arcillo calcáreo, guiando el campo con métodos de agricultura sostenible. Luis Valentín suele confirmar que aunque huye de corsés, nunca descarta prácticas agrícolas que tienen que ver con la filosofía biodinámica y las aplica donde y cuando lo considera conveniente. La cosecha manual se llevó a buen término a finales de setiembre y con el fruto en bodega se realizó una fermentación en barricas de madera de roble del Caúcaso, con permanencia en las mismas y trabajo de lías, hasta el mes de abril de 2016.
Tras el descorche y primer servicio en copa, exhibe un cromatismo amarillo pajizo, con algunos insinuantes reflejos dorados tenues, estética de medio nivel glicérico. Buen brillo, limpio. La proximidad aromática reúne recuerdos cítricos, fruta blanca, guiños balsámicos centrales en la fragancia y nostalgias finales que evocan almendra y pan tostados y pu erh tea, clave descriptora que aprendí en una reunión pasada con Basilio Izquierdo y una aficionada a las catas procedente del lejano Taiwán.
Arranque en boca pleno en frescura, goza de un avance con predominio de frescura y untuosidad, esta a buen seguro debida al trabajo con lías, sabrosa traza de acidez y magnífica llegada, con una persistencia digna de aplauso. Mucho equilibrio y portentosa estructura.
La retronasal abunda en recuerdos de ciruelas proustianas, manzana y limón, fina ebanistería y gesto balsámico ligero, afirmando en segundo plano memorias de panadería y frutos secos, aportando en el epílogo de nuevo el registro ya surgido en la cercanía olfativa del té oscuro y fermentado originario de la provincia china de Yunnan.
En resumen, un recreo organoléptico.
Lo califico en esta edición de añada 2016 entre muy recomendable y más que muy recomendable,.

No hay comentarios:

Publicar un comentario