Heredad San Andrés Cupani 2015.


Puntos El Alma del Vino ... 18(20).

Elaboración con uvas de la casta tempranillo, seleccionadas con minucioso control en bodega tras el proceso de vendimia. Heredad San Andrés mantiene siempre los parámetros de calidad idóneos, a fin de preservar la condición varietal de la fruta y que esta se exprese con claridad en los vinos que ofrecen al consumidor final. Este Cupani en edición de añada 2015 se elabora mediando un proceso de fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable, manteniendo un control de temperatura y procediendo después a una maloláctica que junto a un periodo posterior de doce meses, tiene lugar apostando por removidos periódicos de lías, en barricas de madera de roble francés.
Un auténtico placer haber catado en sede de esta bodega sonserrana, junto a los propietarios y el enólogo, una buena selección de sus vinos, tanto desde botella como a pie de barrica.
En copa parada exhibe un cromatismo picota intenso con reflejos grana, brillo y limpieza en la estética, deslizando en la cercanía aromática recuerdos plenos de fruta negra y roja en sazón, balsámicos en el centro de la fragancia, con ligereza especiada y algún fino tostado que se aloja en la segunda línea del perfume. Hay franqueza y la fruta siempre se acredita por delante de los efectos del roble francés. Estupendo arranque en boca, pleno de intensidad, estructura y un sensacional brillo de acidez, músculo en el avance, sabroso y sostenido en el ritmo de cata.
Taninos que dejan su presencia y que abarcan un espacio durante la degustación del vino.
Muy buena persistencia, deja en la retronasal recuerdos de moras y cerezas, ciruelas rojas y negras, guiño de vainilla débil, profundidad balsámica que se delata con memorias de regaliz, surge hacia el final un guiño de cacao y una hermosa sapidez.
Prolongado y emotivo.
Lo califico en esta edición de añada 2015 entre muy recomendable y más que muy recomendable.









Comentarios