Ir al contenido principal

Champagne Tarlant Zero Brut Nature.



Puntos El Alma del Vino .. 17’50(20).

Segunda de las referencias de las que pude disfrutar en compañía de un reducido grupo de afortunados, durante la reciente visita del Bureau del Champagne en España a la Escuela de Hostelería de Leioa, situada en el campus universitario de Bizkaia. En una cata comandada por el siempre genial Jordi Melendo este brut nature zero de maison Tarlant despuntó por lo que yo considero es una seña de identidad de la mencionada bodega, el músculo de sus referencias.
Los vinos espumosos de Tarlant, al menos los que yo he podido catar hasta el presente, defienden con orgullo una traza de acidez singular, amplia y al tiempo equilibrada, un gesto emocionante en el que la viveza y el nervio se unen para sorprender al paladar, llenándolo de frescura y matices.
Afirmación, firmeza y un clamoroso punto de rotundidad en el avance por boca.
Elaborado a tercios proporcionales con las tres varietales más habituales en la apelación, chardonnay, pinot noir y pinot meunier, usando para la presente referencia fruta de la cosecha del 2008 unida a otros vinos de reserva. Degollado en agosto del año 2015, su proceso de vinificado contempla zero dosage y labores tradicionales.
En copa parada exhibe un cromatismo amarillo brillante con reflejos verdosos ligeros y algunos dorados, con un regular despliegue de burbuja fina. En la proximidad aromática surgen recuerdos en plenitud de fruta cítrica, con envoltorios de segunda linea que hablan de ahumados, frutos secos, cereal liviano y un entorno balsámico compenetrado con serenos guiños de levaduras.
Boca golosa desde el arranque, con la acidez perfilada con distinción y empaque en el recorrido, es amable pero intensa, recrea nervio, pretensión percutora, viveza. Longitud y emoción, llena la boca, la estremece con la serenidad propia de un buen amante, tiene una envidiable estructura y una sabrosa untuosidad que envuelve el paladar. Buena persistencia, alcance y llegada, con la retronasal escenificando nostalgias de limón y mandarina, alguna flor silvestre, piñones y cereal, con levaduras e hinojos finos en la última fase.
Uno de esos champañas que conquista por una extraña comunión entre juventud y madurez.
Lo califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bodegas Castillo de Mendoza Chirimendo MC 2017.

Puntos El Alma del Vino... 17’50(20).

Vino elaborado con el legendario método de maceración carbónica de una de mis bodegas predilectas en la denominación de origen Rioja. Base varietal mayoritaria de la casta tempranillo, con un cinco porcentual de viura, tal y como se elaboraba en el pasado en los mejores cónclaves vitivinícolas de la región de los Siete Valles. Fruta toda ella procedente de trabajos de vendimia en parcelas de la propiedad, con utilización de mesa de selección y fermentación de racimos enteros.
En copa parada exhibe un cromatismo violáceo intenso, nariz que percibe recuerdos de fruta roja y negra en sazón, punto aromático goloso y algunas notas de mermeladas. Flores y lavanda, con fondo balsámico pleno y largo, redondeando el perfume.
Boca que abre con mucha sustancia de fruta, línea de frescura con una traza contenida de acidez y un registro que apuntala una retronasal en la que abundan evocaciones de fresas y moras, guiño cítrico no muy marcado, demostrando unión …

Viñas de Piedrahita 760 Sin Sulfitos Añadidos Cosecha 2015.

Puntos El Alma del Vino... 16(20).

Dicen los viejos del lugar que las uvas de Villalba de Rioja tienen un porte especial, de hecho el viñedo de esta zona occidental de Rioja Alta tiene fama de ser junto al de la Sonsierra, uno de los niños bonitos de la denominación de origen de los siete valles.
Los majuelos singulares de la ladera sur de los Montes Obarenes y en este caso la benemérita contribución de uno de ellos, la finca El Escaño de Atamauri, propiedad de Nuria Martinez y trabajada con especial cuidado y detalle por su hermano Gonzalo, se convierten en auténticos templos de la casta tempranillo de Rioja, tal y como ya afirmó en cierta ocasión el gran maestro Manuel Ruiz Hernández, ingeniero agrícola, experto en suelos, incansable investigador y magnífico catador. Suelo, clima y viníferas, no hay criterio más cierto.
Viñas de Piedrahita, proyecto familiar que corre a cuenta de Belén y Curro, elabora este vino tinto en base a un componente varietal mayoritario de tempranillo de Villa…