miércoles, 5 de julio de 2017

Ostatu Editora de Vinos Selección de Ostatu Cosecha 2013.




Una referencia más de las aportadas de modo desinteresado por la familia Sáenz de Samaniego, al objeto de mi cata y análisis personal. En este caso de trata del vino tinto selección de esta bodega localizada en la zona alavesa de la denominación de origen Rioja, conjunción varietal con base mayoritaria de la casta tempranillo y un aporte menor de graciano, fruta que procede de una vendimia en una parcela propiedad del dominio apodada Montecillo que se localiza en la zona más oriental del municipio de Samaniego y que como bien definen los responsables de comunicación de Ostatu, puede calificarse como el viñedo más aireado de cuantos forman parte del patrimonio vitícola de la familia. Suelos arcillosos calcáreos con presencia de cascajos y orientación sur, subsuelo formado por varias capas de roca blanca. Cepas que acreditan una antigüedad superior a los cincuenta años.
Tras una selección de la fruta en viñedo, se procede en bodega con un despalillado ligero y una maceración en frío, iniciando después la fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable de reducida capacidad, proceso este que se prolonga durante dieciséis días, controlando la temperatura. Manejos de bazuqueos y remontados dejando paso a una maloláctica que se lleva a cabo en una proporción del setenta por ciento del total en barricas de madera nueva de roble francés. Madura durante catorce meses en madera nueva y de un uso de la misma identidad, embotellando sin estabilizados ni filtrados previos.
En copa parada ofrece una tonalidad picota intensa con reflejos púrpura, afianza en la cercanía aromática recuerdos de fruta roja y negra en sazón, especiados dulces y señas balsámicas en el centro del perfume, caramelo y algunas esencias de almendra tostada menos marcadas, finalizando con el perfil predominante de la tempranillo acomodada en lechos cremosos, influencia evidente del roble francés, y un brote torrefacto que redondea el conjunto de la fragancia.
Arranca en boca con la intensidad de la fruta, buen punto de acidez que se despliega con longitud, aporte de frescura en la llegada al paladar, sustancioso y con los taninos golosos y afinados. Muy buena clave de persistencia, la retronasal habla de cerezas y ciruelas rojas, moras y vainilla en segundo plano, afianzando en el eje gustativo notas de regaliz y un fondo tostado que junto a evidencias de cremosidad aportan prolongación a la cata.
Vino con personalidad, encandila por la viveza y sus muecas de sabrosa acidez, profuso en la expresión de fruta. Lo califico en esta añada 2013 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario