martes, 27 de junio de 2017

Raimat Castell Blanc Chardonnay 2016.



Las palabras catalanas raïm y má, racimo y mano en el idioma cervantino, dan luz a esta bodega catalana que surgió desde el apasionado y constante esfuerzo personal de una familia, los Raventós, que adquirió en el pasado las tierras para plantar las viñas e inició una andadura empresarial en base siempre al Castillo de Raimat. Comarca de Segriá, en donde los conejos daban cuenta de los brotes de las viñas a comienzos de los años treinta resultando un problema que se intentó solucionar mediante la ampliación de los recursos cinegéticos entre los lugareños, dando lugar incluso a una referencia gastronómica que recibió el apelativo de conill a la raimat. Como la medida no resultaba suficiente incluso se llegó a importar una especie de serpiente australiana, inofensiva para el ser humano, con la que se completó la lucha contra el mamífero lagomorfo. Anecdotario del pasado, que aporta información sobre los desvelos constantes del agricultor, ayer, hoy y mañana.
Elaborado de modo monovarietal con fruta de la casta chardonnay, este vino blanco seco en su edición de vendimia 2016 se elabora con uvas cosechadas en tres fases en función de su graduación alcohólica, buscando siempre la recogida nocturna de los racimos, valorando las más bajas temperaturas. Ya en bodega se procede con un prensado inmediato, realizando después una clarificación de entre una y dos jornadas que se lleva a buen término a bajas temperaturas. Tras la limpieza del mosto, se trasiega a un depósito de acero inoxidable, iniciando la fermentación alcohólica con un firme control térmico. Leve mantenimiento en idénticos continentes y embotellado final. En copa parada afirma un cromatismo amarillo brillante con reflejos cetrinos, nariz que recoge nostalgias cítricas, fruta blanca de hueso y pepita, algunos leves apuntes tropicales menos marcados que los anteriores, aflorando en el eje aromático recuerdos florales y un punto balsámico de mayor intensidad. Su fragancia expresa fruta por los cuatro costados, con una carga varietal muy definida.
Tiene equilibrio. La entrada en boca es resulta, jugosa, despliega frescura en el paso, untuosidad, buen lineal de acidez, prolongación y alcance hasta el final. La retronasal relata evocaciones de limón, melocotón de viña, manzana, ciruelas claudia en sazón, lichis y carne de membrillo, con un guiño de almendra fresca y resinas y anisados en el centro gustativo.
Buen retorno de sapidez, estructura y volumen.
Lo califico en esta añada 2016 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario