sábado, 10 de junio de 2017

Miceli Aziende Vinicole Baarìa Syrah 2014.




Referencia correspondiente a la indicación geográfica típica Terre Siciliane, que forma parte de la galería de elaboraciones de la bodega Miceli, un dominio cuyos orígenes se remontan al comandante de marina Ignazio Miceli, un hombre que a bordo de una goleta repartía vino a granel desde Castellammare del Golfo, localidad siciliana, a varios puertos de Italia y Francia. Con los años decide asentarse, abriendo en Gagini, centro histórico de Palermo, un despacho de vino que alcanza gran celebridad. Fue en la década de los años sesenta cuando su hijo Salvatore en compañía de un primo deciden emprender el proyecto de la bodega que en presente tiene una duplicidad de localización, en los municipios de Sciacca y Pantelleria.
El monovitigni que hoy comento en esta entrada del blog se elabora con fruta de la casta syrah, un vino elaborado con uvas vendimiadas en cepas con asiento en suelos de componente calcáreo, localizadas en las colinas de la Sicilia centro occidental. Tras la vendimia, se procede en bodega con un proceso tradicional de vinificado, fermentación alcohólica que se prolonga durante diez días y que tiene lugar en depósitos bajo control de temperatura. Tras realizar un fermentado maloláctico, permanece durante un año en los tanques de acero inoxidable.
En copa parada manifiesta una cromática picota de intensidad notable, reflejos púrpura e incipientes grana, con la nariz influenciada por nostalgias de fruta roja en sazón, muecas de pimienta negra y algunos guiños que evocan ideas silvestres, aunque marginales, siempre con los aromas de la fruta en primer término. No demasiado complejo, la boca abre con sentido longitudinal, media nota de acidez, algo secante en el paso, con gestos de calidez y alguna astringencia que declara unos taninos golosos y marcados. Algo irregular en su comportamiento gustativo, por momentos parecería un vino que se ha criado en roble, pese a no serlo. En cualquier caso me deja señales de cierta sobre maduración.
Media persistencia, con la retronasal hablando de cerezas y ciruelas rojas, ligera sensación de confituras, especiados y retazos de arbustos silvestres y matorral de monte bajo.
Pincelada balsámica de poca envergadura.
Le falta en esta añada 2014 alguna credencial más alta en los apartados de franqueza expresiva varietal y en ritmo sostenido durante su cata.
Lo califico como decepcionante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario