jueves, 22 de junio de 2017

Marqués de Murrieta Gran Reserva Edición Limitada 2010.





Vino catado en sede de la bodega Marqués de Murrieta, siguiendo con atención las explicaciones de Natalia Ruiz de Gopegui, que actuó como excelente anfitriona en una visita llena de encanto, disfrutando los presentes de la magia del pasado, del empaque de un presente con modificaciones e innovaciones, y de un futuro que preveo esplendoroso, porque si algo hay claro es que las referencias de este dominio poseen una indudable personalidad que asoma bajo la estela de los legendarios vinos finos de la denominación de origen Rioja.
Me encantó este vino tinto gran reserva en edición de añada 2010, catado en primicia, cuando aún no estaba presente en el complejo mercado vinícola. Bajo la responsabilidad profesional de la enólogo María Vargas, que recientemente ha sido reconocida por medios internacionales por su trabajo al frente de las elaboraciones de Marqués de Murrieta, en su alma hay una conjunción varietal de las castas tempranillo, base mayoritaria, con aportes complementarios de mazuelo, garnacha y graciano, vino elaborado con fruta procedente de las trescientas hectáreas de viñedo que forman la extensión territorial de Finca Ygay, propiedad de la bodega, y en las que se alinean cepas que se encuentran localizadas a una altitud que oscila entre los trescientos veinte y los cuatrocientos ochenta y cinco metros sobre el nivel del mar. Suelos de componente arcillo calcáreo, dotados de una personalidad debida a su pasado como lecho del río Ebro.
Tras el proceso de vendimia manual se procede ya en bodega con un despalillado y un suave estrujado, precedentes de una fermentación alcohólica individualizada en función de cada variedad de uva, que tiene lugar bajo control de temperatura en depósitos de acero inoxidable. Nueve jornadas de encubado, durante las que se llevan a cabo remontados y bazuqueas, favoreciendo el contacto entre mosto y hollejos. Se procede a continuación con un prensado de las partes sólidas de la fruta, usando a tal fin prensas verticales, manejando esta fase con mimo de cara a obtener estética en el cromatismo y madurez en la tanicidad. Final que se resume en una maduración de veinticuatro meses de duración, llevada a buen término en barricas de madera de roble americano de doscientos veinticinco litros de capacidad. Embotellado durante el mes de setiembre del año 2013.
Tras el servicio en copa aprecio tonalidades picota intensas, con reflejos rubí, sensaciones grana e insinuaciones teja, afirmando en la proximidad aromática recuerdos de fruta roja, confituras y arropes, segunda instancia de pétalos florales rojos, hierbas aromáticas y balsámicos, ahumados y tostados de fondo, marcando en la continuidad y a lo largo de varios minutos de examen nostalgias de almendra y nuez, suave tueste, especiados dulces y pimientas, menor nota de coco y canela, retirada de tostados granos de café. Estupenda y equilibrada complejidad en donde la madera aporta pero sin nublar la personalidad de la fruta, esta siempre en un primer plano. Abre la boca con un apreciable instinto de fruta madura, buen paso con testigos untuosos, plantea con decoro el calificativo estrella de terciopelo, hay una elegante calidez pero el fresco y emotivo guiño de la fruta se abre paso hasta el paladar y lo tapiza con finura. Emotivo, de esos vinos cuya cata no se olvida. Sabrosa trazad de acidez, los taninos son esbeltos, maduros y golosos, magnífica persistencia, bautismal, benemérita. La retronasal esencia retornos de ciruelas rojas y cerezas, breves notas licorosas, más amplia descriptiva confitada, mermeladas, evocaciones florales y silvestres, regaliz y algunos brillos de bombón inglés, más breve pulso especiado dulce, pimientas y coco, finalizando con frutos secos y una mueca de canela y señas torrefactas.
Añada inmensa para un vino con el que gozarán todos aquellos amantes de la legendaria personalidad de los vinos finos de Rioja. Lo califico como más que muy recomendable. Soberbio en su presente, con un brillante futuro, porque incluso le queda recorrido de sobra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario