domingo, 11 de junio de 2017

Bodegas Patrocinio Zinio VS Crianza 2013.




http://almavinocuatre.blogspot.com.es/2016/11/bodegas-patrocinio-zinio-vs-crianza-2012.html

Otra de mis referencias de seguimiento añada tras añada. El vendimia seleccionada crianza de Bodegas Patrocinio, cooperativa de la denominación de origen Rioja, con sede en el municipio de Uruñuela, elaborado fielmente por la enólogo María Martínez con la ayuda del trabajo empeñado a pie de campo de un numeroso grupo de agricultores de la población, que en el año 1985 decidieron unir sus fuerzas, venturas y desventuras en aras de la supervivencia.
Monovarietal de la casta tempranillo, en cuyo proceso de elaboración se incluye una selección de fruta procedente de viñas de más de cuarenta años, ubicadas a una altitud media que oscila entre los quinientos cincuenta y los quinientos noventa metros sobre el nivel del mar, suelos pobres de componente arcillo calcáreo y rendimiento por hectárea inferior a los cuatro mil kilos de fruta.
En bodega se acometen fermentado alcohólico y ciclo de macerado durante veinte jornadas de trabajo, con posteriores tres meses de permanencia en depósito, pasando luego a la etapa de maduración que tiene lugar en barricas de madera de roble americano y francés durante catorce meses. Diez más para afinar el vino en bodega tras embotellar, antes de su salida al mercado.
En copa parada descubre un cromatismo picota de notable intensidad, con reflejos púrpura e incipientes grana, nariz que alumbra recuerdos de fruta roja madura, con segunda instancia que recrea guiños evocadores de especiados dulces y tostados, arma una memoria de frutos secos y un fondo balsámico que escenifica regaliz. Finaliza la fragancia con aromas torrefactos, siendo siempre la personalidad de la fruta madre la escogida en primera linea de avance.
La boca es jugosa en la entrada, con buen despliegue de acidez, algunas sensaciones cálidas en el avance, con los taninos golosos y pulidos, media alta sensación de longitud, relatando en la fase retronasal descriptores de cerezas y ciruelas rojas, vainilla y regaliz, encendiendo en el epílogo tonos tostados de granos de café.
Me gustó más la edición de añada 2012, pero en todo caso es un vino amable y correcto.
Lo califico entre recomendable y muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario