sábado, 6 de mayo de 2017

Rezabal Txakolindegia Txakoli 2016.




El aitona puede estar tranquilo porque sabe que volverán nuevas podas, se plantarán nuevas cepas, se recogerán de nuevo los racimos y seguirán fluyendo los mostos, esta frase sacada de la web de esta bodega localizada en el término municipal de Zarauz, da una idea aproximada de su perfil familiar, basando ese calificativo en una tradición pasada de abuelos a nietos y que tiene que ver principalmente con la presencia de la vid en tierras del País Vasco. Los tiempos han evolucionado y como se sabe, hoy en día estos vinos blancos han adquirido otra condición, más afinados, con etiquetado y amparados por la normativa de su correspondiente consejo regulador. Ander Rezabal al frente de la bodega, apasionado con su fruta de las varietales hondarribi zuri y hondarribi beltza, buscando como el mismo afirma la máxima expresión de la uva. Viñas en propiedad afianzadas en laderas de Getaria y Zarauz, algo más de veinte hectáreas de cultivo influenciadas por la cercanía del mar. Esta edición de añada 2016 elaborado en modo monovarietal con uvas de la varietal hondarribi zuri, mediando fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable, controlando la temperatura, muestra en copa parada un cromatismo amarillo pálido y brillante, reflejos cetrinos, nariz que recoge nostalgias de manzana verde, cítricos suaves, pera de San Juan, algunas escenas florales blancas y amarillas menores, con algunos guiños balsámicos que redondean la fragancia y le aportan longitud. En una segunda proximidad aromática descubro un punto que me recuerda a nuez fresca y resinas.
Boca que arranca con un despliegue de sabrosa frescura, larga traza de acidez, bien acompasada, sin estridencias. Hay un tono untuoso en el avance, y afirma una estupenda persistencia, con buen alcance. Retronasal que hace fuerte la personalidad de los descriptores frutales, fruta blanca de pepita y cítricos, aquí las flores se ven superadas por un testigo gustativo que evoca hierba recién cortada, matices silvestres, resinas, nuez fresca e incluso apunto infusión herbal.
Rezabal siempre es para mi uno de los valores seguros cuando hablamos de Getariako Txakolina. Califico esta edición de cosecha 2016 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario