martes, 9 de mayo de 2017

Heretat Mont-Rubí Gaintus One Night´s Rosé 2016.



Esmerado proyecto este de Heretat Mont-Rubí, que en el año 2000 se lanzó en pos de la progresiva recuperación varietal de la uva sumoll, tradicional en la historia del Penedés y que por los efectos de la filoxera de finales del siglo diecinueve y comienzos del siglo veinte, además de su ganada fama de varietal difícil de cultivar, fue desplazada en beneficio de uvas blancas, hasta quedar convertida en casi inexistente. Los Gaintus, tanto tinto, blanco, como este rosé, son el fruto de ese esfuerzo romántico.
A tal efecto, se procede con una vendimia manual, recogiendo la fruta nacida en viñas situadas en altura, asentadas en suelos de componente calcáreo arcilloso y pizarroso, durante un día y procediendo con el prensado durante una sola noche, macerando con suavidad conservando las pieles. Fermentación alcohólica en depósitos ovoides de cemento de setecientos litros, permaneciendo en contacto con sus lías durante tres meses, tiempo en el que se practican removidos.
Cromatismo rosa pálido y brillante, con reflejos piel de cebolla, nariz en donde aparecen recuerdos de frutos rojos en sazón, ligeros cítricos, segunda instancia en la que apunto matices balsámicos no marcados en exceso. Simple la fragancia, aunque no vulgar. Finaliza el perfume con algunos destellos herbales. La fruta en segundas aproximaciones olfativas adquiere un perfil licoroso no muy pronunciado. Boca de arranque ácido y fresco, su intensidad no parece en principio excesiva y sin embargo va cogiendo fuerza a medida que avanza la cata. Longitudinal sensación de acidez, cierta untuosidad y medio alcance. La pinot noir del Mediterráneo, como un día la definiera mi apreciado amigo y maestro Jordi Melendo, despunta por ese concepto cítrico, que en boca se muestra más efectivo que en los registros aromáticos. Vino con músculo, tiene fuerza, y aunque de entrada juega al engaño, merece algunos minutos de atención. Llega al final, y marca en la fase retronasal evocadoras notas de cerezas, grosellas y pomelo rosa, guiños licorosos, con un punto balsámico de anisados más bien breve y un fondo herbal, que junto a una sensación salina, cierra la exhibición.
Lo califico en esta añada 2016 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario