sábado, 27 de mayo de 2017

Bodegas Protos Protos´27 Cosecha 2014.




Un vino que homenajea a los once fundadores de Bodegas Protos, que en el año 1927 decidieron iniciar un proyecto en común perdurable en el tiempo, tal y como demuestra el presente. Protos´27 encierra además el punto de vista técnico de una bodega, los estudios e investigaciones que durante diez años se llevaron a cabo, conjugando I+D+I y la búsqueda firme de ese vaso conductor que relaciona viñedo y vino, terreno y bodega, y que por desgracia para el consumidor final no siempre está presente dentro de la botella. Destaca dentro del proyecto la selección de levaduras autóctonas, lo que en Protos definen como el alma de sus terrenos, un capítulo diferenciador que en alguna medida define la expresión franca del vino más noble, el más franco.
Para comenzar a dar vida a este Protos´27 se seleccionaron e identificaron trescientos tipos diferentes de levaduras obtenidas de uvas de sus viñedos y mediante micro vinificaciones individualizadas se llegó a conclusiones finales capaces de plasmar la excelencia.
Marilena Bonilla al frente de las labores enológicas de una bodega que merece el respeto y la veneración de los legendarios elaboradores de un país, en donde el vino abunda pero no siempre engancha lo suficiente.
Tinta de Ribera del Duero, que se vendimia en modo manual y que durante su entrada en las instalaciones de la bodega pasan por una mesa de selección. Procede de cosechas en parcelas seleccionadas de los términos municipales de La Horra, Roa y Anguix. Maceración en frío y fermentación alcohólica que tiene lugar, bajo control de temperatura, en depósitos de acero inoxidable de quince mil kilos de capacidad. Maceración posterior que se prolonga durante un periodo de entre dos y tres semanas, mediando diarios remontados, y paso a barricas de madera nueva de roble francés donde se acomete la maloláctica, con maduración final de dieciséis meses en idénticos continentes. Tras un afinado complementario en botella de doce meses, sale al mercado para el disfrute de consumidores y catadores.Tras el descorche y primer servicio en copa, el vino describe un cromatismo picota intenso con reflejos violáceos y purpúreos, nariz que recoge nostalgias de fruta  roja y negra maduras, incorpora en la continuidad recuerdos balsámicos, tostados y lácticos que se conjuran para armar un perfume de buena complejidad, con la influencia del roble presente pero siempre dejando que la fruta sea protagonista en la aromática.
Boca sabrosa, elegante, sin golpes de efecto pero con una imperiosa sensación de fruta fresca y larga en su parlamento, buena traza de acidez, taninos golosos y ligeramente marcados, se masca la fruta por momentos, con persistencia plena. La retronasal habla de cerezas, ciruelas rojas, moras, con algunas evocaciones que parecen describir mousse de frutillas rojas y negras, siempre en clave lozana, no aparecen de momento registros de confitura ni de licorosidad. Regaliz en el enlace, con un fondo en donde surgen memorias torrefactas ligeras.
Buena sapidez, longitud y de nuevo finura dentro de unos cauces apacibles de intensidad.
Lo califico en esta añada 2014 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario