miércoles, 24 de mayo de 2017

Bodegas Muriel Fincas de la Villa Crianza 2014.




http://almavinocuatre.blogspot.com.es/2016/11/bodegas-muriel-fincas-de-la-villa.html

Tengo fresca en la memoria la ficha de cata de esta misma referencia en lo que respecta a la edición de añada 2012, de hecho mi publicación de la misma en este blog data, como puede apreciarse en el enlace que abre esta entrada, del nueve de Noviembre del pasado año.
Vino tinto crianza monovarietal de tempranillo, que en esta edición de vendimia 2014 plantea similares registros técnicos que el de la cosecha 2012, elaborado con fruta procedente de cepas que acreditan una edad media de veinte años, situadas a una altitud media que oscila entre los cuatrocientos y setecientos metros sobre el nivel del mar, mediando vendimia manual y proceso tradicional de vinificado, con utilización de depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura, maceración y remontados diarios. Maloláctica en idénticos continentes, con dos trasegados y paso a barricas de madera nueva de roble americano de doscientos veinticinco litros de capacidad. Clarificado con clara de huevo antes de proceder a su embotellado.
En copa parada afirma un cromatismo picota intenso, con reflejos púrpura y grana, nariz esbelta con nostalgias de fruta roja en sazón, vainilla y algunas notas que recrean memorias tostadas muy suaves, afirmando en el centro de la fragancia un retorno balsámico que le da longitud y elegancia.
Boca que arranca con la tempranillo en primer plano, buena traza de acidez, frescura y equilibrio, avance amable con media sensación de fluidez, presume de estructura y plantea unos taninos golosos y afinados, débil apunte de astringencia. Tal vez le queda algún tiempo más de botella, poco de todos modos. Persistente, con la retronasal realizando una declaración de fruta y limpieza, memorias de cerezas y ciruelas rojas, especiados dulces, regaliz y en el epílogo testigos tostados finos, quedan en segundo plano respecto a la personalidad de la fruta madre.
Sapidez final, con un sutil y sugerente apunte de amargor.
Lo califico en esta añada 2014 entre recomendable y muy recomendable.
Sigue parecida trayectoria a la añada comentada con anterioridad, tal vez resultando en este caso y con los lógicos distantes del tiempo en botella, un vino con menos peso de la influencia del roble, presente pero más lejano que en mis recuerdos sobre la referencia del 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario