miércoles, 24 de mayo de 2017

Bodegas Javier San Pedro Ortega Viuda Negra Crianza 2013.




http://almavinocuatre.blogspot.com.es/2015/05/javier-san-pedro-ortega-viuda-negra.html

Es esta una de esas referencias de la zona alavesa de la denominación de origen Rioja que suelo testar añada tras añada, buscando siempre las diferencias que acreditan las características concretas de cada edición de cosecha. Javier San Pedro Ortega representa la quinta generación de una familia que siempre, en su Laguardia natal, ha tenido una relación directa con la elaboración de vino, mediante un previo cuidado del viñedo. Precoz, con diecisiete años acometió su ópera prima, Javier es una de esas grandes perlas que de la denominación de origen Rioja ofrece al complejo y prolífico mercado vitivinícola.
El Viuda Negra crianza que hoy publico en su cosecha 2013 es un monovarietal de la casta tempranillo, que acredita un tiempo de maduración de catorce meses en barricas de madera de roble americano y francés y que se elabora con fruta procedente de cepas de más de treinta años de edad media.
San Pedro Ortega maneja largas maceraciones para un vino expresivo, limpio y rotundo en cuanto a la expresión de la fruta madre.
En copa parada muestra un cromatismo picota de notable intensidad, con reflejos púrpura, nariz que anuncia recuerdos de fruta roja en sazón, guiños especiados suaves que dejan paso a un fondo balsámico y a nostalgias de frutos secos tostados, con alcance de fragancia en donde la expresión de la tempranillo se afianza y prolonga su capacidad aromática. No es un vino que pide largas reflexiones de complejidad, y sin embargo motiva que el catador piense en torno a cepas viejas y a una ubicación cercana a la Sierra Cantabria alavesa. En ese sentido el arranque en boca se muestra sabroso, equilibrado, con nervio en el paso, buen avance, frescura y una larga traza de acidez que abraza el paladar junto a la seña de una tempranillo de Rioja bien definida.
Taninos golosos y pulidos, estupenda persistencia, con la fase retronasal haciendo una declaración de evocaciones a cerezas y ciruelas, notas de pimienta negra, suaves memorias de almendra tostada, relevando un eje gustativo con memorias balsámicas de regaliz. Goloso, amable y con esa copla de una copa lleva a otra.
Lo califico en esta añada 2013 como muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario