martes, 30 de mayo de 2017

Bodegas Finca Nueva Rosado 2016.




Lo que alguien definió como el taller experimental de Miguel Angel De Gregorio, el proyecto Finca Nueva, es en realidad y en mi opinión una iniciativa del enólogo para acercar la cultura vitivinícola a todos los públicos, una clave comercial que más allá de resultar experimental, deja un sello certero del que muchos otros elaboradores huyen por miedo a resultar demasiado accesibles para cualquier tipo de bolsillo. Finca Nueva no es sin embargo una linea de estanterías de supermercado, ó mejor dicho, un conjunto de referencias industriales de esas que abundan por desgracia en el profuso y complejo mercado del vino. Conjunción varietal de uvas de las castas tempranillo y garnacha, fruta procedente de terrenos ubicados en el municipio de Briones y de viñas asentadas en suelos de composición arcillo calcárea y gravosa, parcelaria que no se utiliza para las elaboraciones de los vinos de Finca Allende.
Copa parada que pincela una cromática rosa pálida y brillante, con tonalidades cobrizas y piel de cebolla, nariz receptora de recuerdos de fruta roja en sazón, algún atisbo de melocotón de viña y flor de naranjo, señas cítricas amables y algunos guiños florales de menor presencia. Frente balsámicos, con hinojo y en el final una resuelta brisa silvestre que redondea el conjunto del perfume.
Jugoso arranque en boca, sabroso en el avance, con los descriptores de la garnacha bien planteados acompañando a los brios golosos, frescura y longitud. Tiene en el paso un sutil apunte untuoso, alzando en la retronasal memorias de fresas, cerezas y granada, con la pizca cítrica que evoca naranja en flor, y un más lejano apunte de melocotón de viña. Anoto después nostalgias anisadas y un retorno de arbusto silvestre. Buen alcance y llegada hasta el final de la cata, ritmo sostenido.
Lo califico en esta añada 2016 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario