sábado, 13 de mayo de 2017

Bodegas Carlos Serres Rosado 2016.



Elaborado con uvas de tempranillo y garnacha procedentes de parcelas de la comarca de Haro, cuyas cepas acreditan juventud y cuyos métodos de cultivo son gestionados por los responsables de campo de la bodega, este vino rosado en edición de añada 2016 que Carlos Serres defiende en el mercado tiene como eje principal el método de sangrado, llevado a buen término tras la vendimia manual y un estrujado de las uvas que conduce a la obtención del mosto. Este macera en frío con presencia de los hollejos durante un periodo que oscila entre las diez y las catorce horas, siempre manteniendo la temperatura bajo control. Sangrado posterior y fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable. En copa parada afirma una cromática rosa grosella, con buen brillo y reflejos cobrizos y tenues coralinos, la nariz recoge nostalgias de frutos rojos en sazón, más ligera evocación cítrica, dejando en la continuidad del perfume esencias balsámicas y caramelo. Añado un guiño floral aunque este se muestra menos intenso que el resto de los testigos aromáticos ya mencionados.
Boca que arranca con frescura, la linea de acidez se despliega con ritmo sostenido, avance que proclama sensaciones refrescantes, con un nudo de protagonismo cítrico y buena llegada y alcance. Amable en las formas, descubre en la fase retronasal memorias de cerezas, limón y fruto de la granada, camomila y algunas señas de hinojo, ciruelas rojas, dejando buen testimonio final de sapidez y un retorno que evoca caramelo.
Lo califico en esta añada 2016 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario