domingo, 7 de mayo de 2017

Bodegas Arrayán Rosado 2016.




De las poco menos de treinta hectáreas de viñedo que ocupan el terreno de Finca La Verdosa y del esfuerzo empresarial de sus propietarios, Jose María Entrecanales y María Marsans, surgen vinos como este rosado que en su edición de añada 2016 he podido catar y degustar con atención.
Fundada en el año 1999, contando con el asesoramiento profesional del australiano Richard Smart, a quien en el mundo de la viticultura se le apoda como El Doctor de las Viñas. Smart, cuyas contribuciones alcanzan a zonas tan diversas como Chile, Uruguay, Nueva Zelanda, Australia y España, fue también quien más apoyó en la reconversión de sus viñedos a Carlos Falcó, Marqués de Griñón. Por si este asesoramiento de campo no fuera suficiente, los propietarios de esta bodega de la denominación de origen Mentrida, se apoyaron también en los consejos externos de un gran elaborador, el enólogo Miguel Angel De Gregorio. Maite Sánchez en en la actualidad la enólogo fija de bodega, y el vino rosado que hoy ocupa el protagonismo de este blog es una de sus aportaciones laborales al complejo y abundante mercado español de esta categoría vinícola.
Elaborado con uvas de las variedades syrah, cabernet sauvignon, merlot y petit verdot, fruta vendimiada en cepas de la ya mencionada finca La Verdosa, ubicada en el municipio de Santa Cruz del Retamar y dotada de suelos aluviales, composición arenosa y franco arenosa en las vaguadas. Amplio contenido de silicatos, fruto de la erosión de los macizos graníticos del Sistema Central. Maite Sánchez emplea el procedimiento de sangrado en su elaboración, con macerado de los mostos durante diez horas con permanencia de hollejos. Después se realiza un sangrado de los depósitos que alcanza el diez por ciento del total, siguiendo con ocho horas de macerado en frío y una fermentación alcohólica lenta controlando la temperatura, que se lleva a buen término en depósitos de acero inoxidable y que se prolonga durante veinte jornadas.
En copa parada plantea una cromática rosa intensa, con reflejos fresa, frambuesa, guiños bronceados y cobrizos, buen brillo y limpieza. Nariz que recoge recuerdos de fruta roja en sazón, nota licorosa, arropes y algunos pétalos florales rojos, eje balsámico y silvestre, tono cítrico en el fondo de la fragancia. Sabroso arranque en boca, amplio en sus formas, despliega frescura en el paso, lineal largo de acidez, con señas untuosas y un alcance del paladar muy satisfactorio. Buena persistencia, finaliza en su fase retronasal con nostalgias de fresa de mata, endrinas y frutos de la granada, cerezas, pétalos de rosas rojas y un guiño que califico con memoria de pomelo rosa, buen equilibrio en cuanto a los ajustes en la continuidad, anisados, resinas y arbustos silvestres.
Llegada y alcance, sabroso. Lo califico en esta añada 2016 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario