jueves, 13 de abril de 2017

Frescobaldi Campo Ai Sassi 2015.




La sangiovese en modo monovarietal interpretando los perfiles de un vino tinto Rosso di Montalcino, con la menor concentración y expresión de la que suele dar un Brunello, pero con la galantería por bandera, enlazando con la cultura vitivinícola de la Toscana.
Cosecha manual del fruto con posterior maceración y fermentación alcohólica incluyendo las pieles, que se prolonga durante dieciséis días, siguiendo con la maloláctica, todo ello en depósitos de acero inoxidable controlando la temperatura y madurando finalmente en barricas de madera de roble francés, en parte, y en roble de Eslavonia, barricas de ochenta y cien hectolitros.
Tras el descorche asoman en copa parada pinceladas picota, con reflejos púrpura y grana, avance hacia rubídeos, en nariz surgen nostalgias de fruta roja madura y ligeramente confitada, pan tostado, vainilla y algunos guiños florales rojos menores. Tiene un buen registro de fruta, con los tostados y algunos puntos silvestres en retaguardia, afronta la parte final con memorias de regaliz, muy finas. Buen equilibrio, la entrada en boca es licorosa y jugosa, despliega una traza de acidez bien delineada, gestos cálidos amables, untuosidad y perfil envolvente, aunque siempre desde la fluidez y sutileza expresiva de un Rosso di Montalcino. Taninos maduros y golosos, buena persistencia, apostando en la fase retronasal por testigos de ciruelas rojas y cerezas, pétalos de rosas rojas, pan tostado y vainilla, brezo, los sabrosos balsámicos y un final que se muestra prolongado y equilibrado.
Lo califico en esta añada 2015 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario