miércoles, 26 de abril de 2017

Château de Beaucastel Coudoulet de Beaucastel 2009.




Vinos como el presente logran emocionar a quien los cata y degusta. Tuve la fortuna de compartir este vino blanco de la apelación francesa Côtes du Rhône con el resto de mi familia durante la pasada Navidad y debo decir que la unanimidad presidió el análisis simple sobre el mismo, que hicieron todos los presentes. C´est magnifique, este hijo de la violencia del Rhône, identificando con tal término el origen de las características del terroir sobre el que las viñas de Beaucastel cumplen su ciclo vegetativo, añada tras añada. El legendario histórico curso del Ródano, torrencial en el pasado, arrancó rocas de la cordillera de los Alpes y las distribuyó de modo aleatorio por el camino, basando en el presente el terreno del viñedo propiedad de este dominio vitivinícola francés, con capa principal de arenisca del periodo Mioceno y cubierta de aluvión alpino. De esa bendita violencia torrencial queda el legado de las galets, redondas piedras, cantos rodados que aportan buena porción de personalidad a esta zona vitícola y a sus frutos. No en vano estas piedras sirven más allá de complejidades expresivas minerales, en el servicio concreto de conservar el calor del día e irradiarlo a las viñas durante la noche. Además la brisa del viento Mistral, procedente del noroeste y a veces del norte, contribuye en gran medida en enaltecer los agentes externos que hacen de las plantas y frutos de Beaucastel, valores de indudable prestigio.
Cien hectáreas de cultivo que aportan trece varietales diferentes, incluyendo las que dan vida a este Coudoulet 2009, Bourboulenc, Marsanne, Viognier, todas ellas en condición igualitaria al treinta por ciento, y Clairette, en el diez porcentual restante. Vendimia manual y traslado a bodega, donde tras una selección de fruta, se procede con un prensado neumático y un clarificado del mosto resultante, procediendo con el inicio del fermentado alcohólico que tiene lugar en depósitos de acero inoxidable y barricas de madera de roble. Durante ocho meses permanece en contacto con las lías, llevando a cabo battonage regulares y madurando para gozo y disfrute de todos nosotros, enópatas confesos.
Tras el descorche y primer servicio en copa, plantea una cromática amarillo pajizo brillante, reflejos dorados aún algo tímidos, abriendo la proximidad aromática con nostalgias plenas de fruta cítrica, guiño confitado, con evocaciones de nísperos y carne de membrillo y ciruela claudia, pera roja ligera, ensartando a continuación en el cuello del catador un ramillete de flores blancas y amarillas, muecas silvestres suaves, afianzando en el centro del perfume esencias de mantequilla francesa, infusiones de té y de nuevo los puntos golosos. Equilibrado y con una buena dotación de complejidad expresiva. Cuando tras unos minutos regreso a la copa percibo detalles tostados, aunque más lejanos que el resto de descriptores, recuerdos de jengibre y algunos frutos secos.
La cata de este vino es algorítmica, expresiones bien definidas y ordenadas, mantenidas y finitas, que facultan el análisis personal del degustador mediando pasos sucesivos, sin generar duda alguna.
La entrada en boca es gustosa, con paso graso y untuoso, notas de melosidad, finura en el avance, no es un vino blanco tánico, tiene una estupenda estructura, volumen y frescura, todo ello sin obviar la acidez que sin resultar destacable en exceso si plantea longitud. El paladar recibe la fruta con amabilidad e intensidad, sabroso, persistente en buena medida. La retro nasal apunta limón y naranja, gesto de confituras, ciruelas claudia en sazón, insinuación de membrillo y melocotón de viña, bouquet  nupcial, rosas blancas y amarillas, camomila muy suave, jazmín y brezo, con un eje de jengibre y té, almendra tostada y ese punto cremoso, ya mencionado en la fase aromática que redondea el conjunto. Suaves anisados y en el epílogo una sugerente nota de fina salinidad que da proyección a la cata y que pone un broche dorado a la exhibición.
Hermano pequeño bien dotado, que en esta añada 2009 merece la calificación de entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario