martes, 25 de abril de 2017

Bosque de Matasnos Cosecha 2013.




Bajo la dirección de Jaime Postigo y con los criterios enólogos de Guillermo Llorente, surge este Bosque de Matasnos, un vino tinto que se elabora con una base varietal mayoritaria de la casta tempranillo, noventa porcentual, con menores aportes complementarios de merlot, malbec y garnacha, fruta que nace en viñas localizadas a una altitud media de novecientos cincuenta metros sobre el nivel del mar, extensión de poco más de veinte hectáreas de plantación, la cual tiene como fechas de origen los años 1960 y 2007. Cepas asentadas en suelos de diversa composición, arcilla, caliza, terrenos francos y aluviales, que reciben influencias climáticas continentales extremas, con diferencias destacadas en las temperaturas reflejadas en el día y la noche.
Vendimia manual realizada por diez personas, con doble mesa de selección cuando la fruta llega a las instalaciones de la bodega, procediendo después con una maceración en frío con hollejos y un proceso de fermentación alcohólica bajo control de temperatura, maloláctica parcial e incorporando al diez por ciento la influencia de barricas de madera nueva de roble americano de doscientos veinticinco litros. Finaliza con una maduración de un año en barricas de roble seleccionadas por los responsables de elaboración.
Tras el descorche y en copa parada muestra una cromática picota intensa y oscura, con reflejos violáceos y púrpura, manifiesta en la proximidad olfativa nostalgias de fruta roja y negra en sazón, con pétalos florales rojos y violetas en segundo término, evocaciones especiadas dulces con algún registro de pastelería y balsámicos en el eje. Afronta en la continuidad testigos aromáticos que evidencian memorias de frutos secos tostados y algunas muecas dulces, que parecen hablar de fruta roja escarchada, tarta de cerezas. Amplitud de fragancia, equilibrado y goloso.
La boca es jugosa, muy sabrosa, expresa frescura y un dulzor que se combina con la traza de acidez y aporta longitud y recorrido. Los taninos aparecen marcados, tiene una nota de astringencia que deja una huella de personalidad, integración y algunos guiños licorosos. Estupenda persistencia, es amable en el paso y en la retronasal eleva glosas a cerezas, ciruelas rojas y negras, moras y frambuesas, rosas y violetas en segundo plano, especiados dulces y nuez moscada, tarta de frutos rojos, regaliz y en el final una reminiscencia de mineralidad que identifico con terrosos registros.
Un gran vino en una añada, esta de la cosecha 2013, que califico como muy recomendable.
Indudable personalidad, intenso y afable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario