jueves, 20 de abril de 2017

Bodegas Campillo Blanco Fermentado en Barrica 2015.




Vino blanco seco monovarietal de la casta viura, que Bodegas Campillo defiende en el mercado, previo proceso de elaboración que incluye veinte días de fermentación alcohólica en barricas de madera nueva de roble francés, permaneciendo algo más de cuarenta días en idénticos continentes, mediando removidos periódicos de las lías.
En copa parada afirma un cromatismo amarillo brillante y pálido, con tonalidades cetrinas, apunta en la cercanía aromática recuerdos de fruta blanca de pepita, guiños cítricos y algunas brisas de almendras tostadas, piñones y flores blancas. Fondo balsámico que marca nostalgias de hinojos y que prolonga la expresividad del vino. Amplio en cuanto a fruta en el arranque en boca, despliega una buena traza de acidez, frescura y un punto graso en el avance, largo en las formas, goloso y con una buena estructura. Equilibrado, se notan las influencias de la madera, pero es siempre la viura quien dentro de su capacidad expresiva varietal condiciona la cata gustativa.
Tiene media alta seña de llegada y alcance, con la retro nasal inspirada en evocaciones de manzana golden, limón y ciruelas claudia en sazón, más lejana nostalgia de membrillo, con frutos secos tostados en la continuidad que se aclimatan junto a un fondo cremoso y un eje anisado sugerente. Vino cómodo, agradable, que en el epílogo señala notas de sabroso amargor.
Lo califico en esta añada 2015 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario