sábado, 8 de abril de 2017

Bodegas Antonio Arráez Vividor Cosecha 2015.




Vino que homenajea al personaje de Martín Lobo, apodado El Vividor, quien como bien dice la parte posterior de la etiqueta que cubre gran parte de la botella nunca necesitó un centavo para ser feliz, conociendo al amor de su vida en al menos dieciséis ocasiones. La agencia de comunicación Kids y el ilustrador Paco Tuercas se han encargado de decorar la imagen de este vino tinto con base mayoritaria de la casta bobal y un pequeño aporte complementario de uvas de garnacha, fruta vendimiada en parcelarias localizadas en la zona oeste de la comunidad valenciana, con asiento en suelos de componente arcilloso ubicados a una altitud de setecientos metros sobre el nivel del mar. En su maduración hay un periodo de cuatro meses que se desarrollan en barricas de madera de roble francés y americano. En copa parada describe un cromatismo apicotado de buena intensidad, con reflejos púrpura, nariz que proclama recuerdos de fruta roja en sazón, guiños de confitura, alguna seña licorosa menor, con fondo balsámico y tostado, sin excesos de complejidad pero expresando un buen equilibrio. Boca que abre golosa, sabroso en el paso, despliegue de acidez prolongado, con cierta untuosidad y unos taninos maduros y jugosos, aportando una franca seña de persistencia. Retronasal que aventura memorias de cerezas y ciruelas rojas, algunas mermeladas, guiño de guindas al licor, aquí algún matiz floral y una mayor extensión en clave de recuerdos a regaliz y torrefactos.
Amable, llano, sin excesos pero sobre todo franco y limpio en su expresión de fruta.
Lo califico en esta añada 2015 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario