domingo, 2 de abril de 2017

Bodega Contador Predicador 2014.





Por momentos como el acontecido durante la toma de las imágenes que alumbran esta entrada de hoy en el blog, es por los que merece la gloria visitar de cuando en cuando establecimientos con solera y calidad. Pedir una botella de vino para compartir con amigos, catarlo y después degustar un par de copas acompañadas por alguna tapa de referencia, es magia gastronómica en estado puro. El Bar Benigno de Haro tiene todas las papeletas para vivir instantes como el detallado. Y en esa ocasión, en alegre compaña con unos amigos sevillanos, quise que probaran un plato de orejas con guindilla y patatas, que los propietarios de este establecimiento jarrero de hecho y por derecho saben preparar con el mimo adecuado. Eligiendo el vino de la denominación de origen Rioja, quise premiar a mis invitados con un Predicador de Benjamín Romeo, que en su edición de añada 2014 apareció en escena con el legendario sombrero impreso en la etiqueta y que nos lleva directamente hasta el western Pale Rider (1985), dirigido e interpretado en el rol principal por el californiano Clint Eastwood. Réplica de sombrero que preside una mesa del interior de la bodega sonserrana de Romeo, y que a estas alturas se ha convertido en un icono referente de la vitivinicultura de Rioja.
Estamos delante de un vino estructurado en torno a una base varietal mayoritaria en tempranillo, con menores aportes complementarios de otras varietales de la denominación, incluyendo la garnacha, fruta procedente de doce parcelas distintas, localizadas en San Vicente de la Sonsierra y Briones y que acreditan en cuanto a edad de las cepas un tiempo que oscila entre los veinte y los treinta y cinco años. En lo que respecta al tiempo de maduración se basa en barricas de madera nueva de roble francés, durante un periodo de dieciocho meses.
Copa parada que enfila un cromatismo apicotado intenso, con reflejos purpúreos, nariz que describe nostalgias de fruta negra y roja en sazón, con algunos atisbos florales y silvestres en segunda instancia, centro balsámico y algunos guiños especiados dulces lejanos que abren paso a un final de fragancia tostado que apunta en dirección torrefacta.
Equilibrado y plasmando ante todo la grandeza varietal de la tempranillo.
Boca golosa, potente y estructurada, buen despliegue de acidez, frescura y fruta por doquier, avance con sensaciones cremosas y dentro de un orden, una sabrosa rusticidad. Taninos sabrosos y afinados, con un débil gesto de astringencia, que ayuda a dotar al vino de personalidad y fondo. Magnífica persistencia, dejando en la fase retronasal una seña de buena integración entre fruta y roble, nostalgias de cerezas y ciruelas rojas, memorias florales rojas y violetas en segunda instancia, regaliz, vainilla y pimienta, y en el retorno final evocaciones tostadas torrefactas.
Profundidad y tempranillo, poco más puede pedirse.
Califico esta añada 2014 del Predicador, entre muy recomendable y más que muy recomendable, estupenda edición.
En breve haré la prueba de beber un par de copas de este Predicador de Benjamín escuchando la magnífica banda sonora del film que escribió el saxofonista de Saint Louis, Lennie Niehaus, seguro que saltan chispas. Les contaré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario