domingo, 2 de abril de 2017

AT Roca Sileo 2015.




El proyecto de Agustí Torello Sibill y sus hijos se basa en la búsqueda apasionada de los vinos de terruño, de las uvas que seleccionadas a pie de viña y manejadas con prácticas ecológicas de agricultura, den lugar a vinos como este Sileo, que en su edición de añada 2015 incluyo hoy con satisfacción en mi blog. Un vino del Montsant, que incluye una base mayoritaria de la varietal garnacha, con un aporte complementario de samsó, buscando dar a un joven la sensación de madurez justa para no perderlo de vista. Poca permanencia en madera, afinando pero sin que la esencia de la fruta pierda un protagonismo estelar. Sileo es un vino para beber con paciencia, dejando que abra sus pétalos como una flor, muy acertado para acompañar una comida de amigos, para comentar y divertir, ensalzando el cambio de pareceres en torno al interior de la copa. Comienza tímido, algo cerrado, pero a medida que las agujas del reloj hacen sus deberes, la fruta resulta parlanchina, fresca y dinámica. Enciende en copa parada un cromatismo apicotado de notable intensidad, con reflejos púrpura y grana, amanecer aromático que escenifica recuerdos tostados finos, con algún guiño ahumado, especiados, que van dejando paso a evocaciones de frutas rojas y negras en sazón, lectura confitada suave, con fondo balsámico que realza la condición de las drupas, fragancia no excesiva en complejidad pero con final bien equilibrado. Finaliza con notas torrefactas que redondean el perfume. Boca de anchura, amplitud en el paso, expone una traza de acidez bien delineada y una frescura que se combina su condición con algunas dosis de calidez, taninos redondos y golosos, buen punto de persistencia, deja en la retronasal nostalgias de ciruelas rojas y negras, cerezas, guiño de confitura y licorosidad, evoca pan tostado y un centro neurálgico en la fragancia que evidencia recuerdos balsámicos que acompañan a los registros frutales y prolongan la expresividad del vino. Ritmo sostenido, va de menos a más y finaliza con buenas credenciales de granos de café tostados. Acredita cuatro meses de maduración, sobre lías, en barricas de trescientos litros de madera de roble francés. Lo califico en esta añada 2015 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario