miércoles, 22 de marzo de 2017

Vins de Terrer La Rosa Rosat 2016.




Un arroz negro merece una buena compañía. El que mi suegra con su experiencia en los fogones sabe plantear, mereció el pasado fin de semana un vino rosat del Penedés, aprovechando un cambio de añada de Vins de Terrer y enfocando la edición de vendimia 2016 que se elaboró con una conjunción varietal de las castas garnacha, xarel.lo y pinot noir, fruta aportada por las familias Marlés y Oliver, afincadas junto a sus cepas situadas en los términos municipales de Puigdàlber y El Rebato.
Vinya de la Roser y Vinya de la Coma representan a payeses comprometidos con la viticultura y son parcelas en donde la fruta que da vida a este vino cumple con creces las exigencias de calidad y maduración óptimas.
En copa parada exhibe un cromatismo rosa ligero y brillante, con reflejos cobrizos y piel de cebolla, nariz en la que surgen recuerdos de frutas rojas maduras, seña cítrica suave, abriendo un buen punto de nostalgias florales y cerrando con una sensación balsámica más lejana en cuanto a intensidad.
Boca jugosa, con una prolongada seña de acidez, despliega frescura y si bien el avance es correcto, en el final le falta un plus de alcance. Como solemos decir los catadores termina antes de lo deseado.
Es uno de esos vinos rosados con efecto comercial, buena fruta base y estética presentación, que puede acompañar de un modo correcto cualquier comida estival, aunque en mi opinión precisaría de un final más pronunciado.
La retronasal incide en evocaciones de fresas, cerezas y piel de naranja, con algunas flores en el rol secundario y un fondo ligeramente balsámico.
Lo califico en esta añada 2016 como recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario