miércoles, 15 de marzo de 2017

Tenuta San Leonardo Vette di San Leonardo Sauvignon Blanc 2015.




Dominio vitivinícola italiano situado en el Alto Adige, en cuyo pasado se esconde la huella de un monasterio y la posterior residencia de un aristócrata, el Marqués Guerrieri Gonzaga, que junto a su esposa y sus hijos defienden hoy en día en propiedad, la bodega y su espectacular entorno. Con un presente vitivinícola acogido a la indicación geográfica Vigneti delle Dolomiti, las cepas de la propiedad se dejan influenciar por la presencia cercana de las montañas del Trentino, que protegen al cultivo de los vientos gélidos procedentes del Norte, y por la temperanza del próximo lago de Garda.
Carlo, Marqués Guerrieri Gonzaga, dirige el dominio con la colaboración de su hijo Anselmo y del director de operaciones Luigino Tinelli, sumando además la labor profesional del enólogo Carlo Ferrini. El Vette di San Leonardo en la edición de añada 2015 se presenta como un vino blanco seco, elaborado en modo monovarietal con uvas de la casta sauvignon blanc, fruta que se vendimia de modo manual en cepas que acreditan una edad media de entre seis y quince años, procediendo con la llegada de los racimos a bodega con una breve maceración en frío y un prensado suave. Doce días de fermentación alcohólica bajo control de temperatura en depósitos de acero inoxidable, siguiendo con una maduración sobre lías de cinco meses con removidos regulares y antes del embotellado, estabilizado, clarificado y filtrado.
En copa parada desliza un cromatismo cetrino, con buena estampa brillante, manifiesta en la proximidad aromática recuerdos de fruta cítrica y blanca con hueso, motivos herbales y silvestres en segunda instancia, alguna esencia floral de menor intensidad y en el fondo aires balsámicos frescos, que memoran resinas e hinojos.
Boca muy equilibrada, enciende en el paso notas de frescura y una prolongada seña de acidez, amplio y con un punto untuoso como evidente influencia del trabajo con las lías. En el alcance del paladar apunta un gesto amargoso sugerente, con la clave herbal y balsámica bien perfilada. Buena persistencia, en la retronasal surgen evocaciones de limón, melocotón de viña y manzana, dejando en la continuidad recuerdos de ortiga blanca, hierba recién cortada y algunas resinas. Finaliza con anisados y un testigo de sugestivo amargor y delicada salinidad que prolonga e intensifica su capacidad expresiva. Lo califico en esta añada 2015 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada