viernes, 31 de marzo de 2017

Pago de Larrea 8 de Caecus Cosecha 2012.




La familia Larrea y su ancestral vinculación con la pasión por el vino, con el legendario calado El Curita, en Elciego, y el pasado de Viña Salceda, referente en su devenir. Desde el año 2003 embarcados en el proyecto Pago de Larrea, uno de cuyos frutos es este 8 de Caecus, vino tinto de la denominación Rioja que hoy traigo al blog tras su pertinente cata. Pero si hay algo que identifica a esta familia es la finca La Romañíguez, situada bajo el monte Miralobueno, enclavada en el término municipal de Elciego y abastecida de viñas de las castas tempranillo, proporción mayoritaria de cultivo y con cepas plantadas en el año 1980, garnacha y un porcentaje menor y experimental de cabernet sauvignon. El 8 de Caecus en su edición de añada 2012 se elabora en modo monovarietal con uvas de la casta tempranillo, mediando una vendimia seleccionada y un tiempo de maduración de dieciocho meses en barricas de madera de roble francés y americano, con un periodo adicional de afinado en botella antes de su salida al mercado.
En copa parada describe una cromática apicotada de buena intensidad, con reflejos púrpura y grana, enciende en nariz mechas que recuerdan a fruta roja y negra en sazón, especiados y tostados suaves en segundo plano, con algún guiño lácteo menor y un fondo balsámico bien marcado. Tiene buen equilibrio y es la fruta madre quien en todo momento imprime carácter aromático a la fase olfativa de la cata. Buen arranque en boca, sabroso y sugerente, con notas de frescura y una traza de acidez prolongada, hay estructura y los taninos se muestran golosos y maduros. Buena clave de persistencia, el vino progresa en su expresión desde el interior de la copa a medida que avanza la cata, centrando su intensidad y el poder de la tempranillo por encima de las influencias del roble.
Retronasal que habla de cerezas y ciruelas negras, frutos secos tostados, vainilla y pimienta, acoplando un gesto lácteo menor y un perímetro que evoca regaliz y algún punto torrefacto suave.
Lo califico en esta añada 2012 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario