martes, 21 de marzo de 2017

Michele Chiarlo Roero Arneis Le Madri 2015.




En la zona de colinas situada justo en el margen izquierdo del río Tanaro, noroeste de Italia, afluente derecho de la cuenca hidrográfica del río Po con nacimiento próximo al Paso de Tenda, puerto de montaña de los Alpes Ligures, se ubica la zona vitivinícola de Roero Arneis. Enfrentado, mediando el curso del río, a la zona Barbaresco, los suelos en donde las cepas de la varietal Arneis cumplen su ciclo vegetativo, son ricos en margas calcáreas y arena, y gozan de una excelente exposición al sol.
Michele Chiarlo es una bodega italiana piamontesa, varias de cuyas referencias en el mercado, conocí tiempo atrás durante una de mis visitas de Decanter London. Guardo un magnífico recuerdo de algunos de sus Barolo. así como de uno de sus vinos blancos elaborado con uvas de la casta cortese.
En esta oportunidad traigo al blog mis impresiones personales sobre este Le Madri 2015, que representa con orgullo el florido presente de esta casta vinífera y que se elabora mediando una cuidada vendimia a la que sigue un proceso de fermentación alcohólica en bodega que se despliega en depósitos de acero inoxidable de cincuenta hectolitros bajo control de temperatura, con dos meses de permanencia y el mismo tiempo de permanencia en bodega, una vez embotellado, antes de salir al mercado.
En copa parada ofrece un cromatismo amarillo brillante, con algunos reflejos acerados y ligeramente cetrinos, nariz inmensa en cuanto a expresión aromática, muy cítrico y floral, con recuerdos de limón, manzana y piña, memoria ligera de lichis y pera, apuntando en segunda instancia evocaciones de camomila, flores de azarallo y robinia, retama y brezo, madreselva y guiños herbales muy afinados. Centro balsámico que redondea el perfume. La boca abre golosa, fresca, con un buen despliegue de acidez y una personalidad cítrica y amable, media sensación grasa en el paso, largo y muy equilibrado. La retronasal insiste en testigos que evocan limón, fruta tropical y blanca de pepita, muy alargado en cuanto a memorias florales y herbales, finalizando con un buen apéndice balsámico, resinas e hinojo y un punto amargoso muy sugerente y sabroso.
Lo califico en esta añada 2015 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario