viernes, 3 de marzo de 2017

Herrero Bodega Janine Vedel Sauvignon Blanc 2015.




La familia Herrero Vedel administra en propiedad doce hectáreas de viñedo de las surge la fruta con la que elabora vinos blanco de verdejo, acogidos a la denominación de origen Rueda, y este monovarietal de la casta sauvignon blanc que se incluye en la de los vinos de la Tierra de Castilla y León. Bajo la responsabilidad enológica de Jose María Herrero Vedel, Janine Vedel en edición de añada 2015 es un vino blanco seco, que pone en duda el lema de esta bodega segoviana, Verdejo y Punto, obteniendo el catador un resultado que puedo calificar de óptimo.
En su condición de vino sin crianza, demuestra un estupendo equilibrio tanto en aromática como en el paso gustativo, pincelando en copa parada un cromatismo amarillo pajizo con creciente intensidad en los reflejos, buena estampa brillante, aportando en la proximidad aromática recuerdos cítricos en primera línea, algunos guiños tropicales menos marcados y una segunda instancia en la que aparecen fondos de flores amarillas y balsámicos, esbozando armonía y consistencia. No hay golpes de percusión, ni sensaciones olfativas herbáceas, lo cual sin duda y teniendo en cuenta la varietal que da vida al vino, es de agradecer. La boca abre con frescura y jugoso paso, buen despliegue de acidez, media nota grasa y buena condición de alcance y llegada hasta el final. Me ha entusiasmado el equilibrio que desprende y su lozana persistencia. Abunda en limón y camomila, jazmín y manzana, gestos de piña y melocotón de viña, apaciguando su perímetro con un lecho de hinojo y rotunda capacidad expresiva.
Sapidez final, hace salivar y pide un segundo servicio en copa.
Lo califico en esta añada 2015 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario