viernes, 10 de marzo de 2017

Finca de la Rica El Guía 2016.




El proyecto Finca de la Rica se sustenta en cuatro hombres apasionados por la cultura vitivinícola, los viticultores Javier y Arturo Amurrio y sus socios, con una amplia experiencia en el plano comercial, Ignacio Uruñuela y Luis López González. Cuentan a su disposición con algo más de treinta hectáreas de viñedo, repartidas en veinticinco parcelas de condiciones y características diversas. No en vano la familia Amurrio lleva cuatro generaciones cuidando el ciclo vegetativo de sus  viñas y esta garantía de continuidad les otorga un plus innegable. Tiene en alta estima quien dirige este blog a todas esas familias, de Rioja y más allá, que llevan años de singladura en este mundo tan complejo y fascinante a la vez, capeando temporales y vicisitudes e iluminando añada tras añada nuestras copas. El Guía, en esta edición de añada 2016, es uno de esos vinos frescos que no esconde su perfil identitario, la tempranillo de la zona alavesa de la denominación de origen Rioja, con esa brisa de acidez vibrante, emocionante, que por momentos parece percutir y que al final se te integra en el paladar, músculo e intensidad. Noventa y cinco por ciento de tempranillos norteños, me encanta este calificativo; con el aporte restante dedicado a uvas de viura cosechadas en cepas centenarias. Tras despalillar, se aporta un porcentaje cercano al veinticinco por ciento de maceración carbónica, vinificando en tinas de acero inoxidable de veintidós mil litros, con carga en depósitos por la parte inferior, para evitar un posible deterioro de la fruta madre. 
Copa parada que pincela un cromatismo apicotado intenso con reflejos violáceos profusos, nariz que recibe nostalgias de fresas de mata, cerezas y frambuesas, con segunda instancia de marcada evocación floral, algunos balsámicos que pasan más desapercibidos pero que dan una equilibrada escolta a la fruta. Boca sabrosa desde el arranque, enciende aquí una luz cítrica correcta y comedida, con frescura y una hermosa traza de acidez, buena ducha de fruta. Taninos de baja intensidad, aunque con sello jugoso y afinado, buena persistencia, deja en la fase retronasal créditos de frutas rojas en sazón, pétalos de rosas rojas y flores violetas, punto cítrico suave y balsámicos que recuerdan a regaliz. Lozanía y sapidez. Lo califico en esta añada 2016 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario