jueves, 2 de marzo de 2017

Familia Martínez Bujanda Viña Bujanda Crianza 2014.




Tradición vitivinícola de Rioja enmarcada en el perfil de una de esas familias que desde el bisabuelo Joaquín hasta la actual generación han dedicado su trabajo y esfuerzo diario a las labores de campo y elaboración. De ese planteamiento nacen vinos como el que hoy ocupa el protagonismo principal de mi blog, un vino tinto crianza en edición de añada 2014, que se elabora de modo monovarietal con fruta de la casta tempranillo. Tras la vendimia, llevada a buen término en lo que respecta a esta añada 2014 durante la tercera semana del mes de setiembre, se procede con un vinificado tradicional que incluye despalillado, fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura y macerado de catorce días, dando paso a un tiempo de crianza en barricas de madera de roble americano que se extiende durante un año.
Tras el descorche y en copa parada muestra un cromatismo apicotado de buena intensidad, con reflejos púrpura, avanza en su proximidad aromática con recuerdos de fruta negra y roja en sazón, especiados en segunda instancia, hay un fondo de regaliz y algunos matices tostados menores que finalizan en esencia de tabaco. Nariz de media complejidad que deja paso a una boca sabrosa en el comienzo, con buen punto de acidez, alguna seña secante no muy pronunciada, la fruta saca la cabeza en todo momento. Buena prolongación, con los taninos jugosos y algo marcados, plantea un suave guiño de astringencia, de esos que terminan desapareciendo con algún tiempo más de botella. Esboza en la retronasal nostalgias de cerezas, moras y ciruelas rojas, guiño de clavo y marca balsámica más amplia, desembocando en el epílogo en tostados y hoja de tabaco.
Dejando de lado su previsión futura de proyección, creo que necesita un punto más de botella, lo califico en el presente entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario