jueves, 16 de marzo de 2017

Domaine Thunevin-Calvet Les Dentelles Récolte 2011.



La última vez que caté esta referencia surgida de la unión entre Jean Roger Calvet y Jean Luc Thunevin, correspondía a la edición de vendimia 2008. Mi crónica de cata figura en este blog con fecha seis de octubre de dos mil once, y recuerdo que fue un vino que me gustó aunque también es cierto que lo aconsejaba sólo a determinado público. Tal vez aquel Les Dentelles 2008 planteaba un ajuste de las influencias de la madera marcado, en mi opinión; al alza, y una condición empireumática fuerte. Claro está que las circunstancias de cada añada varían y lo que he encontrado en esta referencia de la vendimia 2011 es sustancialmente diferente. Elaborado con fruta de las castas garnacha y carignan vendimiada en cepas asentadas en suelos de composición arcillosa calcárea, granito y margas de esquistos. Acredita en su proceso de vinificado una maduración de entre dieciséis y dieciocho meses en barricas de roble francés de madera nueva y de un vino.
Un vino tinto con personalidad, sabroso, que pincela en copa parada un cromatismo apicotado de buena intensidad, con fulgores grana, nariz que alumbra nostalgias de fruta negra y roja maduras, confituras y rasgos que evocan flores rojas y violetas, matices silvestres y balsámicos en segundo plano, conjugando a continuación recuerdos de oliva negra, ahumados y tostados, rasgo de caramelo y un perímetro de sutil mineralidad. Boca golosa, los tonos de fruta roja y negra en confitura se extienden en el avance, buena acidez, equilibrio y frescura, la madera siempre por detrás de la fruta, envolvencia con buena estructura. Taninos maduros y con el dulce carácter de la fruta en primer plano, diría que el grano de la madera de roble se ha suavizado respecto a la añada 2008. Amplio, persistente y con buen alcance, la retronasal traza nostalgias de cerezas, frambuesas, ciruelas oscuras y arándanos, violetas y rosas rojas, de nuevo el descriptor de olivas negras, toffee y garriga, enmarcando una punta de sabroso amargor, mina de lapicero, con fondo de regaliz y resinas suaves.
Epílogo en donde surgen evocaciones de piedra húmeda y terrosidad.
Lo califico en esta añada 2011 entre muy recomendable y más que muy recomendable.
Más equilibrado y efectivo en cuanto a fruta que la misma referencia en edición de añada 2008.
Uvas de la Fenolleda occitana, gloire maurynate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario