sábado, 11 de marzo de 2017

D.O 5 Hispanobodegas Valdelacierva Crianza 2012.



Vino tinto crianza de la denominación de origen Rioja, perteneciente a la colección de referencias que el grupo D.O. 5 Hispanobodegas defiende en el mercado, haciendo valer la condición de esta apelación y de otras dos, a saber Rueda y Ribera del Duero.
Valdelacierva es una bodega localizada en el término municipal de Navarrete, que cuenta con viticultores de la zona de Rioja Alta, ochenta hectáreas de viñedo en total, mediando acuerdos a largo plazo y la actuación enológica profesional de Emma Villajos Baja. Monovarietal de la casta tempranillo, fruta vendimiada en parcelas situadas en San Asensio y Yécora que se asientan en terrenos de componente franco arenoso y cascajoso a una altitud media que oscila entre los quinientos  treinta y cinco y los seiscientos noventa y cuatro metros sobre el nivel del mar. Cepas con una edad media de entre treinta y cuarenta y cinco años, acreditando un rendimiento de cuatro mil quinientos kilogramos por hectárea. Villajos realiza una selección de la fruta por parcelas, procediendo con la pertinente vendimia manual y ya en bodega, con un despalillado sin estrujar, tras del que se inicia la fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura durante cinco jornadas. Sigue con una maceración de diez días que se acomete de cara a optimizar la extracción polifenólica. Maduración de doce meses que llega a buen fin en barricas de madera de roble francés, proporción del veinte por ciento, y americano, completando tras el embotellado con un año más antes de su salida al mercado.
En copa parada afirma un cromatismo apicotado de buena intensidad, reflejos púrpura e incipientes grana, asoman en la proximidad olfativa nostalgias de fruta roja en sazón, tostados ligeros en segundo plano y un guiño de miga de pan, que deja paso a un fondo balsámico. Equilibrada complejidad en la fragancia, abriendo en boca con delicadeza, finura, paso con fluidez pero con una buena seña de intensidad, despliega una traza sabrosa de acidez, hay frescura y la fruta se expresa con sutileza.
Caninos golosos y maduros, media alta seña de persistencia muy en clave varietal.
La retronasal desliza recuerdos de cerezas y ciruelas rojas, torrefactos suaves, con un guiño balsámico de regaliz y alguna escena confitada. Buen balance de fruta y madera.
Lo califico en esta añada 2012 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario