miércoles, 1 de marzo de 2017

CVNE Viña Real Reserva 2012.




Base varietal mayoritaria de la casta tempranillo, con un diez por ciento complementario que incluye uvas de garnacha, mozuelo y graciano, vendimia manual con selección de la fruta a emplear en la elaboración del vino, con proceso tradicional de vivificado que incluye fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura, larga maceración y maloláctica, para después dar inicio a la maduración que se lleva a buen término en barricas de madera de roble francés y americano, prolongando este proceso durante veintidós meses, embotellando y dejando que el vino afine un tiempo más antes de su salida al mercado.
El vino tinto reserva en la edición de añada 2012 de El Cerro de la Mesa, sustenta en copa parada y tras el primer servicio un cromatismo apicotado de notable intensidad, con algunos reflejos púrpura y grana, esgrimiendo en la primera aproximación a nariz nostalgias especiadas y tostadas, que tras un pertinente movimiento de copa, empiezan a dejar paso a la fruta, esta al comienzo algo tímida. Recuerdos de fruta roja y negra en sazón, vainilla y almendra tostada, centro balsámico y final de la fragancia en donde la fruta se muestra golosa en su expresión. Boca jugosa en el arranque, hay señas licorosas, con la acidez bien desplegada y un guiño cálido que abraza paladar y encías. Taninos maduros y algo fundentes aún, buena seña varietal en la persistencia, dejando en la fase retronasal sensaciones que evocan cerezas, moras y un lejano aire de guindas licorosas, arma alguna brisa de regaliz, acabando con la intensidad tostada procedente de la madera que expresa testigos gustativos y nasales de frutos secos, menor punto cremoso y sápido epílogo.
Lo califico en esta añada 2012 como recomendable.
Tiene aún un tiempo más de estancia en botella, si bien no considero que sea la mejor de las añadas de esta referencia de Viña Real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario