jueves, 2 de marzo de 2017

Château Lanessan 2012.



http://almavinocuatre.blogspot.com.es/2013/06/chateau-lanessan-2010.html

La primera añada que caté de esta referencia perteneciente a un château de la apelación Haut-Médoc, localizado en el término municipal de Cussac-Fort-Médoc, correspondía a la edición de vendimia 2010 y he querido abrir esta entrada del blog con un enlace a mis impresiones personales sobre aquel vino que descubrí durante mis paseos por los espacios de la bordelesa feria Vinexpo en una edición pretérita. Lo cierto es que mantengo un excelente recuerdo de aquella edición de vendimia y la que hoy ocupa parte del protagonismo de este espacio de divulgación de la cultura vitivinícola se me ha quedado un poco por detrás. La familia Bouteiller, propietaria de esta bodega desde el siglo dieciocho, sabrá disculparme, al igual que la enóloga española Paz Espejo, responsable de este vino. Bajar la consideración personal en una cata depende como el interior de cada copa de las diferentes añadas que sometemos a nuestros sentidos y en el caso que me ocupa, creo que la edición de vendimia 2010 de Château Lanessan es muy superior en el resultado final, que esta de hoy correspondiente a la cosecha 2012.
Tal vez la principal diferencia, por otro lado lógica y hasta digna de bendición, habida cuenta de que todas las cosechas son diferentes entre si, sea la estructura del vino, aquel del 2010 más musculoso, con más nervio en el paso por boca, la fruta larga y profunda, este más delicado, con intención de terciopelo pero con menos llegada y alcance. Aquel elegante e intenso, este con un aire menos marcado, siempre predominando la fruta pero sin el potencial de su hermano mayor.
En el coupage, conjunción varietal de cabernet sauvignon, merlot y un aporte complementario de petit verdot, mediando vendimia mecánica y la utilización de un control óptico tecnológico para la selección de la calidad de cada grano de uva, primera añada en la que se incorporó como aliciente en la mesa de entrada a bodega. Proceso de fermentado alcohólico que se desarrolla en tanques de hormigón revestido, con equipo termorregulador y maduración en barricas de roble francés, con una proporción a tercios entre madera nueva, de un año y de dos años.
En copa parada esgrime un cromatismo picota, con reflejos grana e insinuaciones rubídeas, nariz que en el comienzo se muestra algo tímida en cuanto a la expresión de fruta, con especias dulces, suaves lácticos y un guiño balsámico que junto a los tostados procedentes de la madera dirigen la batuta primeriza del perfume. A medida que movemos la copa, comienzan los aires de fruta roja en sazón y en fina confitura, algunos pétalos de flores violetas y una clave breve de pedernal húmedo. La buena complejidad del perfume deja paso a una boca delicada, en la que la fruta manda pero con cierta sensación de timidez, pretende el terciopelo en el paso aunque termina resultando un tanto débil, con los caninos golosos y afinados y una persistencia de media intensidad. Cálido en medio grado, la retronasal habla de ciruelas rojas y cerezas, algunas mermeladas, un huidizo punto de guindas al licor, dejando la segunda instancia para las flores violetas, el regaliz y la vainilla, y en el fondo una suave expresión de mineralidad, que evoca piedra mojada por el agua de un río.
Lo califico en esta añada 2012 como recomendable, varios escalones por debajo de la edición de vendimia 2010.


No hay comentarios:

Publicar un comentario