miércoles, 15 de marzo de 2017

Château Haut-Batailley Millésime 2012.



Château Haut-Batailley es un dominio vitivinícola bordelés enmarcado en la apelación Pauillac, que siempre ha estado unido a la familia Borie, eso sí con algunos cambios en la dirección de la maison a lo largo y ancho del siglo veinte. Tal vez fuera a partir del año 2006 cuando François Xavier Borie inició cierto despegue de la bodega, imprimiendo un ritmo renovador, modernizando en gran medida las instalaciones y comenzando a vinificar parcela a parcela, buscando una mejor localización identitaria. En todo caso no sería certero por mi parte dejar de mencionar la labor en la dirección de esta bodega que realiza Emeline Borie, mujer para todo que además de llevar las relaciones públicas y marketing del negocio, en más de una ocasión aporta su pasión por el trabajo bien hecho y por los detalles, esos que de vez en cuando pasan de largo a los ojos de algunos bodegueros.
La añada 2012 de este château se elaboró con una base varietal mayoritaria de la casta cabernet sauvignon, en torno al setenta y uno por ciento, con la cantidad restante dedicada a la merlot. Bajo los criterios profesionales de la enólogo Christel Spinner y con el asesoramiento externo de Eric Boissenot, la vendimia manual se desarrolló entre el tres y el dieciséis del mes de Octubre, recibiendo la fruta en bodega y realizando una doble selección mediante mesa vibratoria. El proceso de fermentación alcohólica se prolongó durante tres semanas y el proceso culminó con una maduración en barricas de roble francés, con una proporción de madera nueva del sesenta por ciento y durante un espacio de tiempo de entre dieciséis y dieciocho meses.
Tras el descorche y con el primer servicio en copa, presenta un cromatismo apicotado intenso, con reflejos púrpura y grana, mantiene una nariz amable y con buen sello de complejidad y equilibrio, destacan los recuerdos de fruta roja en sazón, espaciados dulces en segundo plano, algunas muescas tostadas apacibles y un centro balsámico. En una segunda cercanía, la fruta roja madura cobra un perfil adicional que recuerda a confituras y que abre un leve vaso comunicantes con destellos de fruta negra. Los balsámicos que aparecen ligeramente desplazados por los retornos especiados y tostados, evocan regaliz y redondean la frescura aromática de un vino en añada de media alta elegancia.
Boca sabrosa, la traza de acidez se despliega con fluidez, tiene estructura y envolvencia, tal vez algunos gestos de calidez, pero la personalidad de la fruta y cierta nota de sutileza hacen del vino un buen escenario en el que las cabernet sauvignon de Haut-Batailley divierten y hasta acarician el paladar del catador. Tanicidad afinada y golosa, con muy buena nota de persistencia. Retronasal que menciona memorias de cerezas, ciruelas rojas y en menor medida negras, vainilla y cedro, algunos frutos secos tostados, miga de pan y los frescos tonos balsámicos que redondean su expresión y le dan longitud. Una añada sabrosa, dotada de ciertos niveles de elegancia e intensidad, que califico como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada