jueves, 16 de marzo de 2017

Château Berliquet Millésime 2013.




Uno de los dominios vitivinícolas más antiguos de Saint Emilion, cuya existencia ya aparece documentada en 1768, está en el presente dirigido por Patrick Lesquin y Jerome de Lesquen. Desde el año 1996 y hasta 2007 las tareas de enología corrieron a cargo de Patrick Valette. El año 2007 dos grandes de la enología bordelesa contemporánea, Stéphane Derenoncourt y Nicolas Thienpont, comienzan a ejercer labores de consultoría externa y es a comienzos de 2009 cuando otro miembro de la familia de viticultores Thienpont, en este caso Cyrille, se hace cargo de la elaboración. Durante los últimos tiempos ha habido grandes cambios en Berliquet, con el uso de avances tecnológicos ópticos en la selección, nuevas mesas para la entrada de la uva a bodega tras la vendimia  y un incremento del número de cubas al objeto de lograr mayores cotas de independencia en los vivificados, en función de cada parcela y varietal. Nueve hectáreas de viñedo que se asientan en suelos de composición arcillosa, caliza, con alguna estructura de tiza, dominando la variedad merlot , con una densidad de seis mil cepas por hectárea, acreditando las plantas una edad media de cuarenta años. También en los últimos tiempos se ha trabajado en Berliquet de un modo concienzudo a pie de campo, reorganizando las secciones y los bloques.
La añada 2013 plantea una conjunción varietal con base mayoritaria de merlot, setenta y cinco por ciento, dejando la cantidad restante para la cabernet franc. En su vinificado se incluye un fermentado alcohólico que tiene lugar, bajo control de temperatura, en depósitos de acero inoxidable y tanques de cemento, prolongando la maceración durante un mes. Pigeages y maloláctica en barricas, con una maduración de quince meses en roble francés, con una proporción del cincuenta por ciento de madera nueva. Durante los seis primeros meses de crianza hay permanencia y contacto con propias lías.
En copa parada esgrime un cromatismo apicotado de buena intensidad, con reflejos púrpura y grana, descubre en la proximidad aromática nostalgias de fruta roja en sazón, especiados dulces en segunda instancia, con balsámicos y tostados en el epílogo del perfume, algunos puntos torrefactos. Equilibrio en la complejidad, la fruta siempre marca el paso.
Boca de media alta intensidad, con buen tono de acidez, frescura y la cremosidad del roble alzada en algunos instantes. Golosos taninos, estructurado y con la madurez de la fruta presencial e influyente. Expresa una notable persistencia, con la retronasal hablando de cerezas y ciruelas rojas, vainilla y frutos secos tostados, regaliz y granos de café, junto a lo que parece cierta seña de toffee.
Finaliza con un sendero de terrosidad, lo califico en esta añada 2013 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada