sábado, 11 de marzo de 2017

Celler Mas Comtal Rosat de Llàgrima 2016.




Vino rosado monovarietal, elaborado con fruta de la casta merlot, escenificado bajo el estandarte del dominio vitivinícola de Albert y Joan Milá, que a principio de la década de los ochenta decidieron comenzar su proyecto personal en una masía situada en la zona geográfica oriental del Penedés, bajo las influencias de los macizos de Ordal y Garraf, del mar Mediterráneo y del algo más alejado macizo de Montserrat. Cuarenta hectáreas de viñedo, plantadas con presencia de chardonnay, las dos cabernet y merlot, y en el presente responsabilidad enológica a cargo de Miquel Medall.
Rosado este que presume de su condición de vino edificado con fruta procedente de manejos de cultivo ecológico, y que en su proceso de vinificado incluye, tras la cosecha manual, un despalillado con una posterior maceración de doce horas, continuando con la fermentación alcohólica bajo control de temperatura que se desarrolla en depósitos de acero inoxidable por un periodo de quince días.
El trágicamente fallecido Joan Milá fue un gran defensor de los vinos rosados y puede considerarse que esta referencia es un tributo a quien estableció con rotundidad que una de las claves esenciales para lograr un rosat de llàgrima franco e intenso reside en procurarle un suave proceso de maceración huyendo sin embargo de excéntricos ejercicios de enología que convierten la grandeza de la sinceridad varietal en algo alejado del rigor expresivo.
La añada 2016 de este vino plantea en copa parada un cromatismo rosa frambuesa con reflejos grosella, brillante y límpido, nariz que en la proximidad aromática recoge nostalgias de fruta roja en sazón, guiños cítricos y algunas flores de menor encaje en la fragancia, dejando un protagonismo central a notas balsámicas y herbales. Boca golosa desde el primer segundo del arranque, largo en su condición de frescura, la traza de acidez queda mantenida hasta que alcanza el paladar y resulta persistente, aunque en media intensidad, podría pedirle unos puntos más elevados de alcance. La retronasal habla de fresas y fruto de la granada, grosellas, limón y pomelo rosa, flores rojas y guiño mentolado suave, este en clave balsámica, finalizando algo atenuado. Menos testigos herbales en esta fase de la cata.
Lo califico en su edición de añada 2016 como recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario