domingo, 19 de marzo de 2017

Bodegas y Viñedos Ilurce Graciano Crianza 2010.




Conocí algunas de las referencias de Bodegas Ilurce en los inicios del salón de vinos Bodegas Familiares de Rioja que suele celebrarse en Logroño todos los años, con la presencia de la mayor parte de los asociados. A pocos días de la celebración del evento de este año, con la novedad de la jornada matinal en donde el genial Juancho Asenjo disertará sobre los vinos de pueblo de la denominación, he descorchado este vino tinto crianza monovarietal de la casta graciano, en edición de cosecha 2010 que elabora la familia Escudero Carra en su bodega situada en tierras de Alfaro. Repasando mis apuntes de catas pasadas, me encuentro con una entrada del blog fechada en marzo de 2012 donde figura mi puesta de largo con esta misma referencia de la bodega, en aquella ocasión correspondiente a la edición de vendimia 2006. Por aquel entonces dije que era un vino y una añada emocionante, lleno de matices, con la buena expresividad de la variedad que le da vida..., muy recomendable con visos de mayores glorias mediando una guarda responsable.
Respecto a la edición de cosecha que traigo hoy al blog, la fruta con la que se elabora procede de viñas en propiedad del dominio, vendimia manual y con la llegada de los racimos a bodega y tras una selección, despalillado y proceso de fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura, maloláctica y maduración de doce meses en barricas de madera nueva de roble americano y del Este de Europa, añadiendo un tiempo complementario de afinado en botella antes de salir al mercado. Tras el descorche y con el primer servicio en copa la influencia de la madera tapona en alguna medida la expresión de la fruta, es un vino para mecer, paciencia al canto. Aireo el contenido de la copa y tras unos minutos, regreso. La fruta roja y negra comienza a hablar, pincela tonalidades apicotadas de buena intensidad, con algunos reflejos grana e incipientes rubídeos, en segunda instancia descubro evocaciones de pétalos florales rojos y violeta, gestos silvestres y de especiados, con un fondo tostado y balsámico y un final en donde surgen recuerdos de grafito.
Boca con una buena conjugación de fruta y madera, pintiparada acidez varietal, con buen despliegue de frescura, no le falta estructura a este vino, es amable, tendente a la redondez y aunque al principio le cuesta un poco abrirse, cuando lo hace se expresa con solvente longitud. Sapidez y persistencia, los taninos demuestran madurez y notas golosas. Fase retronasal que formula recuerdos de cerezas, ciruelas rojas y negras, alguna licorosidad, pimienta y regaliz, suaves tostados y algunas nostalgias de miga de pan. Matices varietales florales y silvestres y buena llegada.
Lo califico en esta añada 2010 entre recomendable y muy recomendable. Amable y dejando la sensación de estar delante de un vino trabajado desde el viñedo a la bodega.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada