martes, 7 de marzo de 2017

Bodegas Valdemar Conde Valdemar Blanco Finca Alto Cantabria 2015.




Vino blanco seco monovarietal de la casta viura, elaborado con fruta procedente de cepas localizadas en la finca propiedad de la bodega bautizada como Alto Cantabria situada a una altitud de poco menos de quinientos metros sobre el nivel del mar y plantada con las castas tempranillo, tempranillo blanco y por la perla blanca de Rioja, que da vida a esta referencia. La familia Martínez Bujanda, con la nueva generación Ana y Jesús, y el veterano Don Jesús, este a la cabeza de la empresa; y una de las bodegas que representan su pasión por el viñedo y el vino. Quinta generación ya al frente de una iniciativa empresarial que prima mantener la calidad de sus elaboraciones por encima de otras encomiendas, lo cuál siempre es de agradecer por parte de quienes disfrutamos bebiendo vino.
Tras la vendimia, que se realizó durante la tercera semana de setiembre, y con la llegada de la fruta a bodega se procedió mediante una maceración pelicular en frío, prolongada durante ocho horas, siguiendo con la fermentación alcohólica bajo control de temperatura y una maduración de cinco meses sobre lías, que tuvo buen término en barricas de madera nueva de roble francés.
En copa parada expresa un cromatismo amarillo pajizo brillante, con algunos reflejos dorados, nariz que destaca por sus recuerdos de fruta blanca con hueso, cítricos y manzana golden, escapando a continuación una brisa de membrillo, guiño licoroso fino, avanzando mediante flores blancas y amarillas, nota balsámica en el centro de la fragancia, algunos tostados que se perciben mediante frutos secos, y en el final un repique de esa mencionada licorosidad, expresiva y equilibrada.
La boca tiene una entrada suave, va de menos a más, despliega una buena traza de acidez, untuosidad de seña media alta, afinado y con una estupenda balanza, hay golosas notas, un sabroso amargor y una pizca de salinidad. Buen alcance, en la retronasal surgen de nuevo evocaciones de limón, melocotón de viña, manzana y membrillo, jazmín y camomila, ortiga blanca, hinojos y el guiño breve tostado y cremoso, procedente de la influencia del roble francés.
Buena añada del Finca Alto Cantabria, vino blanco de Valdemar, que califico como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario