viernes, 31 de marzo de 2017

Bodegas Marco Real Homenaje Rosado 2016 -Edición Limitada Elena Rial.



En clave de regocijo publicitario, Bodegas Marco Real busca a través de esta edición limitada de su vino rosado de garnacha Homenaje, glosar por un lado las virtudes varietales de esa carta vitífera y de paso cristalizar la colaboración del mundo de la moda y el marketing con la cultura del vino. Elena Rial, diseñadora gallega recientemente galardonada en la Madrid Fashion Week por su talento creativo, encabeza con su nombre el proyecto compartiendo pasarela esta vez con el trabajo de esta bodega navarra. Es probable que como ejemplo en la búsqueda de nuevos consumidores de vino dentro de la juventud el modelo funcione en alguna medida, es fácil pensar que la unión entre prêt à porter y uvas apacigüe de algún modo a quienes piensan que la gente joven en España se alejó del vino por culpa de los precios, de los calores mediterráneos del sur de Europa ó de la imagen seria que transmiten bodegas, enólogos y catadores librepensadores. Personalmente tengo mi propia opinión al respecto y lo que es labor de educación generacional y por ende de superar el tiempo perdido, no se soluciona de la noche a la mañana, aunque cualquier contribución por pequeña que sea, puede servir de ayuda. Monovarietal de garnacha, elaborado siguiendo el tradicional método de sangrado, con la sesión previa de macerado que se prolonga durante diez horas. Posterior fermentado alcohólico en depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura.
En copa parada exhibe tonalidades rosáceas de notable intensidad, con reflejos color frambuesa, nariz que descubre nostalgias de frutos rojos en sazón, ligera nota cítrica en clave varietal y un eje balsámico que acompaña a los retornos de fruta. Tiene esa seña de golosinas infantiles, que sin embargo no se mantiene durante mucho tiempo tras el descorche y primer servicio en copa.
La entrada en boca postula un guiño jugoso y dulzón, con avance de acidez y frescura y un concepto goloso que a mi juicio plantea cierto exceso. Ese desequilibrio entre acidez y dulzor no me satisface. Proclama arraigada persistencia manteniendo ese concepto y en su retronasal insiste en fresas y cerezas, piel de naranja, lejanos guiños florales y un centro de perfume en clave balsámica de menor empaque. Llega al final con esfuerzo, pero me deja un déficit en cuanto a ritmo sostenido. Lo califico en esta añada 2016 entre aprobado y recomendable. Le pido más equilibrio entre dulzor y acidez, y alguna escala mayor de alcance final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario