lunes, 20 de marzo de 2017

Bodegas Escudero Bécquer Cosecha 2012.




La familia Escudero es una de esas silentes estirpes bodegueras de la denominación de origen Rioja que a través de su trabajo en vino y cava se han labrado un espacio propio dentro de la innumerable legión de bodegas que plantean sus referentes por el mercado nacional e internacional.
Bécquer en edición de añada 2012 es un vino tinto que se elabora con una base mayoritaria de la casta tempranillo, setenta porcentual, con un aporte complementario de garnacha, fruta cosechada en viñas propiedad del dominio que se encuentran localizadas en la zona sur del Monte Yerga, Rioja Oriental, paraje bautizado como Cuesta de la Reina. Terrenos pobres en rendimiento, componente arcillo calcáreo y con canto rodado presencial. Finca que pertenece a los Escudero desde hace cuatro generaciones y que es cuidada y cultivada con un mimo especial por los responsables de campo de la compañía vitivinícola. Tras la vendimia y con la llegada del fruto a bodega se procede siempre con método de gravedad, fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable bajo control de temperatura, uso de levadura indígena y macerado durante diez días. Descubado y paso a barricas de madera de roble francés y americano, continentes donde madura durante un periodo de ocho meses, permaneciendo tras el embotellado un año más en bodega, antes de su salida al mercado.
Tras el descorche, presenta en copa parada un cromatismo apicotado intenso con reflejos púrpura y grana, nariz que recoge recuerdos de fruta roja y negra maduras, especiados y tostados suaves en segundo término, afianzando un centro de fragancia balsámico, y detalles cremosos, pan y frutos secos. Buen equilibrio y riojana complejidad, que dan paso a una boca robusta, con buena traza de acidez, aparecen rasgos de frescura y una buena longitud, con envolvencia media alta y unos taninos golosos y afinados, dejando clara una buena balanza entre la fruta y la madera. Hay persistencia en clave de media alta intensidad, glosando en la fase retronasal nostalgias de cerezas, ciruelas rojas y negras, confitura ligera, vainilla y almendra tostada. Breve guiño cítrico, desplegando a continuación retornos de regaliz y alguna brisa panadera.
Lo califico en esta añada 2012 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada