lunes, 6 de marzo de 2017

Adegas Guímaro Mencía 2016.



La viticultura heroica tiene en Guímaro una buena representación, con una bodega en la zona de Amandi que desde principios de siglo viene elaborando vinos que expresan franqueza varietal y tipicidad. La referencia que traigo hoy al blog presenta el perfil de vino tinto joven monovarietal de la casta mencía, vinificado tradicional y un potencial de fruta que se deja ver desde el descorche y primer servicio en copa. Cromatismo apicotado intenso con reflejos violáceos, nariz que descubre nostalgias de fruta roja en sazón, fresas y cerezas, segunda instancia con algunos retornos de pétalos florales rojos y una brisa balsámica prolongada que recoge el resto de descriptores y los lanza con intensidad, amplificando las señas de identidad de un perfume simple pero franco. El habitual alto contenido en azúcares de la varietal mencía queda reflejado en el vino, al igual que la ligera acidez, que en el paso por boca se expresa con cierta timidez. Viveza frutal en la entrada, envolvente en la declaración de intenciones, ademán de persistencia y en el paladar un punto de sapidez que se da continuidad en la fase final de la cata, previa una retronasal que insiste en evocaciones de frutos rojos, también algunas señas cítricas muy finas, detallando después un ramillete de flores rojas y regaliz. Tiene alcance y llegada, es un vino que en esta edición de añada 2016 califico entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario