domingo, 5 de febrero de 2017

Olivier Rivière Vinos La Vallada Cosecha 2014.




Olivier Rivière tiene en su book particular de vitivinicultor ese afán por elaborar vinos directos, que llenen la copa de intensidad, sin importarle mucho la denominación, pero sí buscando viñas que transmitan personalidad, que identifiquen al vino con una franca expresión varietal. Y eso es justamente lo que me ha transmitido este La Vallada, Viñas de Sierra, en su edición de añada 2014. No hay simpleza en el interior de la copa. Sí hay carácter y mucha fruta, acondicionada de un modo equilibrado y debido con la influencia de la madera. Tras el descorche es un vino aireable, para catar y luego degustar comprobando como va abriendo sus alas a medida que pasa el tiempo. Nadie espere endomingadas sensaciones, y sin embargo sí pueden admirar lo que transmite una tempranillo con empaque, que por otro lado, no es poco. Aporte menor y complementario de garnacha, con doce meses de maduración en barricas de madera de roble francés. Cepas viejas, entre cincuenta y cien años, métodos de cultivo ecológico y suelos que abrazan las viñas y que se componen de cascajos y sílice. Altitud media de mil metros. Copa parada que muestra un cromatismo apicotado de notable intensidad, con reflejos púrpura, nariz que alumbra recuerdos de fruta roja en sazón, especiados y tostados, balsámicos centrales en la fragancia, algunos giros torrefactos, con la golosa fruta ocupando el protagonismo principal. Tímido tras el descorche inicial y primer servicio, con una correcta y más bien breve aireación, comienza a hablar, recio, punto de sugerente rusticidad y explosivo carácter. Genio y figura hasta la última gota. Boca ampulosa, con la astringencia marcada pero en caso alguna excesiva ó molesta, control pleno en cuanto a licorosidad y amable paso con frescura y una longitudinal traza de acidez que provoca la salivación del catador. Orgulloso y franco en su expresión varietal. Taninos jugosos y marcados, tiene buena clave de persistencia. Retronasal que habla de cerezas y ciruelas rojas, pimientas y balsámicos, regaliz, con finales retornos torrefactos y de almendras tostadas, estas más lejanas.
Sapidez final, tapiza encías y paladar.
Tiene capacidad de progreso en botella, de momento lo califico entre recomendable y muy recomendable. Desde luego, nervio no le falta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario