lunes, 13 de febrero de 2017

Mustiguillo Bodega y Viñedos Finca Terrerazo 2014.




Tierra y tipicidad. Así definen los responsables de esta bodega valenciana la condición de este vino tinto elaborado con fruta de la casta bobal, cultivada mediante agricultura ecológica en el pago El Terrerazo, a ochocientos metros de altitud sobre el nivel del mar, cepas plantadas entre mil novecientos cuarenta y cinco y mil novecientos setenta que se asientan en suelos de componente calizo, de origen dolomítico y con textura franco arenosa.
Tras un vinificado individual por lotes, se procede con una maceración en frío en las mismas cajas utilizadas para la vendimia, doble mesa de selección, despalillado y estrujado suave.
La fermentación alcohólica tiene lugar en tinas de madera de roble de treinta y cinco hectolitros durante un periodo de entre ocho y diez jornadas, con ligeros remontados y pigeages. Macerado post fermentativo de entre doce y dieciseis días, con posterior descube manual por gravedad, con uso sólo del vino flor. Maloláctica en barrica y cuatro semanas aplicando el battonage. Finaliza con veintiún días de maduración en barricas de madera de roble francés. Todo ello bajo la atenta dirección del enólogo Toni Sarrión.
En copa parada muestra un cromatismo apicotado de notable intensidad, con reflejos grana, nariz que recibe nostalgias de fruta roja y negra en sazón, algunos ahumados en el inicio del perfume, que abre paso a un repertorio de buena complejidad expresiva mantenida por recuerdos tostados y especiados, algunas flores y notas silvestres, punto balsámico que se conjunta con un distante tono láctico, abre en el final una brisa que me describe mineralidad. Equilibrado, siempre es la fruta la que comanda el espectáculo. Boca que abre con intensidad, la acidez en buen despliegue, un gesto suave de calidez, certera e integrada licorosidad, afronta el alcance del paladar con empaque, taninos golosos y con cierto crédito de astringencia, aunque esta siempre dotando al vino de dosis de personalidad. Bien en cuanto a la persistencia, dejando la retronasal evocaciones de ciruelas rojas y negras, pimienta y flores rojas y violetas, arbustos de monte bajo, regaliz, frutos secos tostados y un lecho cremoso y fundente, propio del roble francés que le sirve de cría.
En el paso final ofrece un recuerdo entre salino y suavemente amargoso que le da mayor longitud expresiva. Lo califico en esta añada 2014 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

2 comentarios: