jueves, 23 de febrero de 2017

Finca Valpiedra Cantos de Valpiedra 2013.




La familia Martínez Bujanda es otro de mis clásicos incondicionales de cabecera en este espacio de divulgación de la cultura del vino. Sus referencias ocupan, añada tras añada, un espacio ya habitual en el blog que dirijo. Su Cantos de Valpiedra, vino tinto crianza de Rioja, esta vez en su edición de cosecha 2013 se elabora de modo monovarietal con uvas de la casta tempranillo, que se vendimian en las cepas más próximas al río cuyo curso transcurre por la finca en propiedad de la familia, suelos por ello de componente aluvial. En su proceso de vinificado, esta referencia de la bodega acredita doce meses de maduración en barricas de madera de roble francés y americano, previa fermentación alcohólica en depósitos de acero inoxidable y maceración de dieciséis días.
Uno de esos vinos tintos de la histórica denominación de origen con los que siempre se acierta, y que en esta oportunidad, tras su pertinente cata, describo del siguiente modo : en copa parada pincela un cromatismo apicotado de buena intensidad, con reflejos púrpura e incipientes grana, nariz que escenifica testigos aromáticos que recuerdan a fruta negra y roja en sazón, segunda instancia con memorias espaciadas dulces y maderas de cedro, suaves tostados y un punto de frutos secos, buen empaque de fruta en el perfume con las influencias del roble siempre en segundo plano.
La boca abre gustosa, equilibrada, fina y con buena carga identitaria de la tempranillo en el paso, notable prolongación de la acidez, fresco y estructurado. Taninos golosos y afinados, dando una buena seña en cuanto a la persistencia. La retronasal habla de ciruelas negras y rojas, cerezas, fondo de vainilla y ebanistería, almendra tostada y en el final, un guiño de mineralidad que abre evocaciones de pedernal.
Lo califico en esta añada 2013 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario