sábado, 18 de febrero de 2017

Finca Gregorio Martínez Blanco 2013




El enólogo Ricardo Cantera es el responsable de la elaboración de este vino blanco mediante una conjunción varietal de las castas garnacha blanca, treinta y cinco por ciento, misma proporción de malvasías, alarije y doña blanca; con un veinte por ciento adicional de viura y dejando el resto para otras variedades, entre las que se incluyen palomino, maturana blanca y torrontés. Fruta que se vendimia en microparcelas localizadas a quinientos cincuenta metros de altitud sobre el nivel del mar, con fecha de plantación que va desde el año 1904 a 1945. Fincas localizadas en Cárdenas desde donde la uva llega a bodega iniciando, tras un previo despalillado, una maceración pelicular de entre siete y nueve días realizada con carbónico natural. Prensado posterior y desfangado estático, iniciando después la fermentación alcohólica bajo control de temperatura en depósitos de acero inoxidable. Maduración sobre lías que se extiende durante veinte meses y que en un treinta porcentual se lleva a cabo en barricas manteniendo esta crianza durante dieciseis meses y conjuntándola con el setenta por ciento del depósito de acero inoxidable los últimos cuatro meses. Antes del embotellado se clarifica ligeramente con bentonita.
En copa parada esgrime un cromatismo amarillo pálido, con reflejos acerados y verdosos, buena estampa brillante. Desliza en nariz nostalgias de fruta blanca con hueso, cítricos muy sugerentes, explosión floral en segunda instancia, eje balsámico y en la parte final evocaciones aromáticas tostadas. Hay en el inicio un breve punto ahumado que a medida que se airea la copa tiende a la desaparición. Boca sabrosa y equilibrada, con frescura en el paso y un punto de acidez de media alta longitud, envolvente y con el perfil graso adecuado, hay untuosidad pero siempre con los registros frutales, florales y balsámicos encauzados en primer plano. Media envolvencia y buen alcance final, dejando en la fase retronasal testigos que recuerdan a albaricoque, limón y melón verde, ramillete de flores blancas y amarillas, algunas hierbas aromáticas, punta láctica y un final que engarza la expresión de la madera de roble, tostados que enfocan en dirección de ligera pastelería.
Lo califico en esta añada 2013 entre recomendable y muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario