domingo, 19 de febrero de 2017

Château Citran Millésime 2012.




Con proporciones varietales de un cuarenta y cuatro por ciento de cabernet sauvignon, cuarenta y ocho porcentual de la casta merlot, dejando la cantidad restante para uvas de cabernet franc, me llega esta muestra de Château Citran, en su edición de añada 2012, un vino que en su proceso de elaboración incluye fermentación alcohólica bajo control de temperatura en tres tipos diferentes de continentes, acero inoxidable, cemento y madera de roble, posterior maloláctica que tiene lugar en barricas de roble francés, con madera nueva al treinta y cinco por ciento. Maduración durante quince meses en idénticos continentes en donde se llevó a buen fin la fermentación que transforma el ácido málico en láctico, con igual presencia de madera nueva.
Propiedad de la familia Merlaut, este dominio localizado en el Haut-Médoc bordelés dispone de cerca de cien hectáreas de viñedo en propiedad, asentado en variedad de suelos, en donde se conjugan composiciones diversas, grava, tiza, arcilla y arena.
Tras el descorche y mediando una necesaria aireación, el vino empieza a hablar desde el interior de la copa. Cromatismo apicotado de buena intensidad, reflejos púrpura y grana, nariz que describe recuerdos de fruta roja y negra en sazón, algunas flores rojas en segunda instancia, abriendo paso a nostalgias torrefactas, especiadas y balsámicas. La fruta ofrece buen recorrido en el perfume, aunque es preciso darle cierto tiempo tras la apertura de la botella.
Boca golosa y firme, desliza una buena traza de acidez, hay envolvencia en el paso y los taninos se exhiben frescos y pulidos. Hay un pero en mis impresiones personales acerca de esta añada de Château Citran, y es que justo en el alcance del paladar se muestra un tanto secante. Persistencia de media alta intensidad y debido a ese desliz ya comentado, algo percutor.
Retronasal que habla de ciruelas rojas y cerezas, pétalos de rosas rojas, vainilla y regaliz, finalizando en un matiz que me evoca granos de café tostados y alguna almendra en similar estado.
Lo califico en esta añada 2012 como recomendable.
Afirmo que me hubiera gustado más con menos influencia de la madera que le sirve durante su crianza en bodega. Podría catalogarlo como maderizado en exceso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario